Comenzaron las colonias de verano en San Isidro

0
227

Los seis campos municipales de deportes reciben diariamente a más de cinco mil niños y adolescentes que realizan gratuitamente actividades recreativas y deportivas.

Como todos los principios de año, en San Isidro comenzaron las clásicas colonias de verano en los seis campos de deportes municipales.

En ese contexto, más de cinco mil niños y adolescentes, que colmaron la inscripción, realizan diariamente y en forma gratuita diversas actividades deportivas y recreativas.

“Los chicos además de jugar y practicar deportes encuentran un espacio ideal para sociabilizar, disfrutar, aprender y formar nuevas amistades”, afirmó Sebastián Saettone, director de Deportes.

Y remarcó: “Las colonias, en muchísimos casos, son la entrada a las Escuelas Deportivas Municipales, que funcionan durante todo el año”.

colonia2

Actividades:

Durante todo el mes, niños, de 5 a 12 años, y adolescentes, de 13 a 17, concurren a los diferentes campos para incorporar técnicas de fútbol, hockey, voley, natación, rugby, gimnasia artística, atletismo, ajedrez, atletismo, kayak, windsurf y yachting, entre otras disciplinas.

Además, en el Centro Municipal de Actividades Especiales (CeMAE) se llevan a cabo diversos juegos y tareas recreativas, como básquet, tenis, waterpolo y ajedrez, para personas con discapacidad.

El Municipio también realizó convenios con el Club de Veleros de San Isidro y el Náutico Ciudad de San Isidro, para que los niños puedan hacer campamentos, y así lograr tener un contacto más directo con la naturaleza, y que los adolescentes hagan deportes acuáticos como el windsurf, embarcación a vela y kayak.

“Las colonias son geniales porque jugamos y nos divertimos sin pelearnos”, comentó Alan Quiroz, de diez años, que contó que su deporte preferido es el tenis.

A su lado, su compañero Gabriel Ayala, de once años, aseguró: “Me gusta mucho meterme en la pileta con este calor y me encanta jugar al fútbol”.

“Acá todos tienen que venir para divertirse, refrescarse y hacerse nuevos amigos”, dijo entusiasmado Santiago Hernández Valente, de diez años.

SIN COMENTARIOS