No alcanzó

0
225

Tigre llegaba a Rosario luego de una semana agitada tras la salida, algo intempestiva de Pedro Troglio, en busca de un alivio a un comienzo de torneo sin sumar en la tabla. Durante la semana el plantel trabajó junto a Pepe Castro, coordinador de inferiores y esperando la llegada de un nuevo técnico. Obviamente que no era el escenario esperado, pero el campeonato sigue.

Y llegaba al Gigante de Arroyito sin demasiados cambios tácticos, pero con el ingreso de Oliver Benítez en lugar del suspendido Godoy, en dupla central con le uruguayo Paulo Lima y la inclusión de Alexis Castro desde el inicio. Y la verdad que ese comienzo de partido fue más que auspicioso para Tigre, porque de arranque no más una muy buena salida desde la mitad del campo dejó a Castro ingresando franco al área canalla y su remate esquinado fue desviado al córner por el arquero Diego Rodríguez, que se iba a transformar en la figura del primer tiempo. De ese tiro de esquina llegó otra jugada muy clara en un cabezazo de Luna que se fue ahí del travesaño.

El matador sorprendía a Central que no encontraba cómo cortar el circuito de juego generado por Menossi y Castro, acompañado por el trajinar de Agustín Cardozo. Dominaba el balón y la lucha en ese sector y le permitía a Diego Morales recibir el juego más cerca del área rival. Ese buen juego lo transformaba en jugadas que llevaban riesgo al arco rosarino y las situaciones de gol se sucedían. Lo tuvo Menossi, luego de un rebote en érea, pero la reacción del arquero le ahogó el grito de gol. Lo tuvo nuevamente el Chino.

Pero la más clara fue a los 20 minutos cuando un cabezazo perfecto de Oliver Benítez, abajo y al rincón, fue desviado magistralmente por el ruso Rodríguez. El rebote le quedó exigido a Lima, que no pudo definir con exactitud. Parecía que el gol llegaba. Pero Tigre comenzó a bajar la intensidad. A los 26 minutos un cabezazo de Washington Camacho da en el brazo de Sosa y sensación de penal, para el árbrito no. A partir de ahí el matador perdió la brújula y le costó mucho llevar peligro al área rosarina. Así sin mucho de Rosario central ni de Tigre se fue el primer tiempo.

Ya en el segundo tiempo fue Central el que tomó las riendas del juego, empujado por su gente y porque Tigre no era el de antes, comenzó a arrimarse con peligro. Un par de buenas llegadas encendían la atención. Llegaba con mucha gente y la movilidad de Marco Ruben comenzaba a inquietar a la defensa. A los 16 minutos, Colman roba una pelota en la mitad del campo, su escalada en soledad hacia el arco de Tigre deriva en un pase a Teófilo Gutierrez, que pisaba el área y su muy buena definición deja a Ibañez sin chances que rozó el balón con su mano derecha pero no lo pudo desviar. Y otra vez a remar.

Los ingresos de Ellacópulos, Rincón y el debutante Claudio Spinelli, dejaba a las claras que Tigre se jugaba en busca del empate. Lo intentó, es cierto, pero faltó claridad. No generaba el juego que había logrado en el primer tiempo ni las jugadas de riesgo. Los minutos pasaban entre los ataques de Central y los intentos de Tigre. Alguna escapada de Rincón llevaba cierto peligro, pero pronto se diluía. Y así llegaba el final. No mucho más que esto.

Comienza una semana de definiciones con respecto al nuevo Director Técnico. Se espera que pueda trabajar con el equipo durante esta semana a la espera de un partido difícil frente a San Lorenzo.
Tigre jugó muy bien los primeros 25 minutos, pero no alcanza. Vamos por más

SIN COMENTARIOS