Viviani volcó su propio taxi

0
793

Por Daniela Aruj (*)
Titular de Daniela Aruj Consultora. Especialista en Comunicación Política

Cuando los sindicatos se crearon, tenían una noble misión y era la de velar por los trabajadores. Jornadas laborales leoninas, trabajo insalubre, pagos viles, trabajo infantil, eran la piedra fundamental que dio origen al sindicalismo.

Hoy estamos muy lejos de esas nobles causas y nos encontramos con sindicatos y sindicalistas ricos y trabajadores empobrecidos.

Los trabajadores hoy son verdaderos rehenes de sus líderes, que los utilizan para ser, quizás, la pata más fuerte de la política en Argentina.

Omar Viviani llamó a dar vuelta los coches de quienes trabajen el próximo jueves 6 de abril día de convocatoria al paro general. No sólo pretende impedir el derecho constitucional al trabajo digno sino que ser él mismo quien le saca el pan de la boca a los taxistas que pretende ser dignamente los proveedores de su familias.
Pareciera que aquellas famosas mafias enquistadas en el poder cada vez están más firmes.
Este es uno de los tantos temas pendientes de los gobiernos y de los que no se habla y que en algún momento habrá que elegir entre estar con los sindicalistas o estar con los trabajadores.

(*) La autora es diplomada en estrategia política y miembro de la Asociación Argentina de Consultores Políticos (Asacop) y la Asociación Latinoamericana de Consultores Políticos (Alacop).

SIN COMENTARIOS