Fertilización asistida: sólo el 20% de los que consultan necesitan tratamiento

0

En los centros públicos de fertilización de la Provincia 

La mayoría logra resolver sus problemas de fertilidad con intervenciones quirúrgicas o medicación. La Provincia ya atendió 28.000 consultas desde que se implementó la ley provincial, en 2011. Ya nacieron 100 bebés y hoy hay 189 tratamientos en curso.

De cada diez parejas que consultan en hospitales de la Provincia por no lograr un embarazo, sólo dos requieren, efectivamente, un tratamiento de fertilización. La gran mayoría, en cambio, logra resolver el problema con una cirugía o con medicación sin necesidad de recurrir a inseminaciones ni procedimientos in Vitro.

Los datos se desprenden del programa de fertilización del ministerio de Salud de la Provincia, el primero en su tipo a nivel nacional. Pero ¿Cuándo se debería sospechar un problema de infertilidad?. Los expertos dicen que si una pareja busca un bebé por más de un año y el embarazo no llega. Sin embargo, eso no quiere decir que se necesite un tratamiento de fertilización asistida.

Según explicaron los especialistas, uno de los diagnósticos más frecuentes entre los hombres es el de varicocele, una patología muy común que afecta al 15 por ciento de los varones. Consiste en una dilatación de las venas del cordón espermático que drenan los testículos. En la población femenina, en tanto, predominan las alteraciones hormonales y la obstrucción en las trompas de Falopio. Esto dificulta el encuentro entre los óvulos y los espermatozoides.

SOLUCIONES FRECUENTES

“Cuando la infertilidad es de causa hormonal suele solucionarse con medicación que ayuda a regularizar la ovulación y a estimular el desarrollo de óvulos maduros. Mientras que si se trata de una obstrucción tubárica o de trompas, existe la posibilidad de realizar una cirugía con laparoscopía mínimamente invasiva”, explicó la doctora Natalia Tarducci, referente del Programa de Fertilización Asistida del ministerio de Salud de la Provincia.

El varicocele suele ser una patología asintomática en los varones, aunque en ocasiones provoca sensación de pesadez o dolor en los testículos. La buena noticia es que también se trata de un trastorno que mayormente puede revertirse con una intervención quirúrgica.

CUÁNDO CONSULTAR

“Las estadísticas indican que 2 de cada 10 parejas que se propongan buscar un hijo tendrán problemas de fertilidad”, señaló el ministro de Salud, Alejandro Collia. Por eso, los especialistas sugieren que las consultas deben realizarse si pasados los 12 meses de búsqueda la mujer no logra quedar embarazada. Un diagnóstico temprano aumenta las posibilidades se subsanar cualquier problema que esté impidiendo la fecundación.

“Cuando una pareja llega a realizar una consulta, primero se la entrevista en conjunto pero luego se procede a realizar los estudios por separado que, inicialmente, son el espermograma para los hombres y los análisis hormonales en la mujer”, explicó Tarducci.

“Si bien las dificultades para concebir tienen gran impacto psicológico sobre todo en el hombre, la infertilidad no debe pensarse como una enfermedad permanente y sin solución. Por el contrario, hoy es mucho más fácil acceder al tratamiento adecuado gracias a la Ley”, indicó Collia.

Desde su sanción en diciembre de 2011, y posterior reglamentación en enero de 2011, esta legislación pionera en el país, permitió que nacieran un total de 100 bebés, cuyos padres iniciaron el tratamiento gratuito en hospitales de la Provincia. Además, los especialistas de los 10 Centros públicos de Fertilización que hay en la Provincia ya recibieron unas 28.000 consultas.

En febrero de este año, la cartera sanitaria provincial inauguró el décimo centro público de fertilización, y el primero destinado a tratamientos de alta complejidad, en el hospital materno infantil “Victorio Tetamanti” de Mar del Plata, a donde son derivados los casos que requieren fecundación in Vitro.

Asimismo, la sanción de la ley nacional, el año pasado, posibilitó que esta enfermedad sea incluida dentro del Plan Médico Obligatorio (PMO), que exige que las empresas de medicina prepaga y las obras sociales deban cubrir los tratamientos.

“El 80 por ciento de las consultas que recibíamos en los centros de fertilidad correspondían a personas que si bien tenían cobertura social debían recurrir al Estado para garantizar sus posibilidades”, concluyó Tarducci e instó a las parejas a no desmoralizarse ante los intentos fallidos. “Hay mucho por hacer y con las nuevas leyes los tratamientos se tornaron accesibles para todo el mundo”.

SIN COMENTARIOS

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.