En Puerto Libre los abuelos aprenden a usar los smartphones

0
246

Los adultos mayores que concurren diariamente al centro recreativo de Martínez, donde funciona el programa Juventud Prolongada, se capacitan en el manejo de celulares inteligentes y en las formas actuales de comunicación.

En la moderna aula de computación de Puerto Libre, los abuelos aprenden a usar los smartphones y a conectarse con el mundo. Por eso, se repite la imagen de ellos presionando las pantallas de sus celulares inteligentes, navegando por Internet como si fuesen adolescentes o descargando apps relacionadas con la salud y los periódicos online.

La propuesta forma parte de los distintos talleres que el Municipio ofrece a los adultos mayores en el Centro Recreativo para la Tercera Edad, ubicado en Sebastián Elcano 2340, donde funciona el programa Juventud Prolongada.

“Hace 6 años que empezamos con la alfabetización digital con los adultos mayores. El Municipio busca que los abuelos puedan amigarse con las nuevas tecnologías. Por eso, decidimos comenzar con la capacitación para el uso de smartphones. Al principio tuvimos un grupo con apenas 15 personas y hoy es todo un éxito; llegamos a las ocho clases semanales con más de 20 personas por grupo”, contó Antonio De Pascua, el director de Tercera Edad del Municipio.

Y agregó: “Incorporamos un grupo de WhatsApp donde se informa a nuestros adultos mayores sobre las distintas actividades que ofrece el Municipio en las áreas de salud, deportes y cultura, entre otras”.

Los adultos mayores que se criaron en la era predigital, encuentran ayuda para navegar y conocer todas las plataformas de comunicación. Desde el clásico envío de mensajes de textos o utilización de las redes sociales a añadir emojis o enviar fotos por Whatsapp, todo forma parte de este taller en el que se profundiza en las aplicaciones más útiles.

Luego de realizar una videollamada por WhatsApp con su nieta, Victorina Isabel Machado de Villa Adelina, expresó: “Es increíble que a esta edad pueda aprender a usar el celular, le agradezco al Municipio por todo lo que nos brinda y a la profesora por su paciencia”.

Raúl Esteban Marli de Beccar, contó que gracias a este taller aprendió a sacarse selfies con sus hijos y nietos.

“Le agradezco al Municipio por este lugar maravilloso y por todas las actividades que llevamos adelante. Aprendimos a usar la computadora y ahora el celular; en un principio le tenía miedo a la tecnología, pero ahora quiero aprender todo”, concluyó entre risas, Blanca Suárez, vecina de Boulogne.

SIN COMENTARIOS