Egresó una nueva camada de la Escuela Municipal de Enfermería Sor Camila Rolón de San Isidro

0
1249

Más de 70 enfermeros profesionales y siete licenciados fueron distinguidos por finalizar sus estudios en la institución municipal asociada a la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.

En el Aula Magna del Hospital Central de San Isidro, repleto de familiares emocionados, 77 estudiantes fueron distinguidos por finalizar sus estudios en la Escuela Municipal de Enfermería Sor Camila Rolón. Además, una nueva camada de siete alumnos celebró haber obtenido la licenciatura.

“Es un acto muy emotivo con un número altísimo de egresados. Año tras año se reciben nuevos alumnos que cubren una necesidad del país ya que cuantitativamente hay un bajo número de enfermos, fundamentales en todo equipo de salud”, afirmó la subsecretaria de Salud Pública, Susana Abelleira.

Y remarcó: “La unidad académica de San Isidro es muy requerida por los estudiantes, dado la calidad docente del equipo y además por todos los recursos materiales, tecnológicos y edilicios que cuenta el distrito”.

También explicó que la escuela, que funciona desde el año 1997, está asociada a la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA) en la gestión académica y desde hace tres años dicta la Licenciatura, lo que la convierte en la primera unidad académica descentralizada en la que se puede alcanzar la máxima formación de la carrera de Enfermería sin necesidad de cursar en Capital Federal.

El financiamiento del personal docente está a cargo de la Secretaría de Salud Pública de la Municipalidad de San Isidro y la administración depende de la Dirección General de Salud de esa Secretaría. Las clases son gratuitas y el título que se otorga es el de enfermero universitario de la UBA.

Luego de abrazar a su familia y al resto de sus compañeros, Camila Báez, de Florida, comentó: “Estoy muy contenta. La sede es increíble por la cercanía que generás con todos los docentes, que realmente te conocen. Fue un orgullo y privilegio estudiar con cada uno de ellos”.

A su lado y muy sonriente, Nazarena Urquia, de Boulogne, destacó: “Acá se forma un grupo familiar. Recomiendo la escuela a todos ya que es de primer nivel y muy linda”.

“Es hermoso haber terminado. Acá te sentís reconocido como una persona, con nombre y apellido, y no como un número más”, concluyó Nahuel Galeano, de Olivos.

SIN COMENTARIOS