San Fernando previene y trata diabetes en los sectores más vulnerables

0
129


En el marco del Programa PRODIABA, el equipo interdisciplinario de la Comuna hace control y detección de la enfermedad en el área del Centro de Salud ‘Finochietto’, en los barrios San Jorge, Hardoy y La Paz, apuntando a los beneficiarios del Programa Alimentario Municipal. La Secretaria de Salud Pública, Desarrollo Social y Medio Ambiente, Alicia Aparicio, dijo: “Es donde hay más casos de riesgos; lo que se trata de lograr es de extender el programa e ir en ayuda de estas familias”.

El Municipio de San Fernando, a través de la Secretaría de Salud Pública, Desarrollo social y Medio Ambiente, sostiene un Programa de Prevención, Diagnóstico y Tratamiento del Paciente Diabético de la Provincia de Buenos Aires (PRODIABA), brindando atención a través de un equipo de profesionales médicos especializados en la atención de pacientes con diabetes, que son derivadas por orden de su médico clínico. Además, la Comuna ofrece el servicio para pacientes con y sin obra social, costeando los medicamentos requeridos.

En este marco, se profundizó el trabajo de prevención, detención y control de la enfermedad en las familias beneficiaras del Programa Alimentario Municipal. La Secretaria de Salud Pública, Desarrollo Social y Medio Ambiente, Alicia Aparicio, explicó: “Comenzamos con el área del Centro de Salud ‘Finochietto’, que abarca los barrios Hardoy , La Paz y San Jorge. Así llegamos a estas familias para hacerles los estudios, saber si sufren de esta enfermedad y trabajar en la posibilidad de incorporar una canasta para diabéticos”.

“Tenemos la bolsa alimentaria que se da regularmente –agregó-, que equivale al 15% de la alimentación de una familia tipo, a la cual se le sumará una bolsa de diabéticos. Esto es importante para que tomen conciencia de la situación de esta enfermedad silenciosa que si no la tomamos a tiempo y no prevenimos los efectos pueden ser muy duros para las personas que lo padecen”.

La Dra. Laura Fornés, coordinadora en San Fernando del PRODIABA, señaló que “el problema con la diabetes es que no se presentan síntomas; sí pueden sentir muchísima sed y la necesidad de orinar con mucha frecuencia pero algunos están tan adaptados que no se dan cuenta del cambio”.

Por esta razón, recomendó “acercase a Centro de Salud y hacerse controles periódicos, si no saben que lo tienen, pueden enterarse cuando llegan a ver a algún clínico y le hacen hacer una rutina, para muchos es un hallazgo de algo que no conocían; si tienen algún síntoma como los nombrados, tienen que consultar e informarse con eso porque pueden tener otra enfermedad”.

“Estamos con una frecuencia de diabetes altísima que va en aumento –alertó-. Hace pocos años, teníamos un 7% de diabéticos y ya estamos alrededor de un 10%. La Argentina va muy parejo con el promedio mundial y en este momento está alcanzando el 10% donde la mayoría son diabéticos del tipo 2, los ocultos”.
Por su parte, la Directora General de Desarrollo Humano, Contención e Inclusión Social, Lic. Gabriela Dell’Olio, dio detalle de cómo se implementó la profundización del PRODIABA en la zona. “Se empezó a analizar casos de las familias que reciben alimentos del municipio y se detectaron casos de diabetes y como tratarlos. Empezamos con el área de intervención del Finochietto, familias que reciben el plan alimentario municipal”, comentó la funcionaria.

Explicó que “se buscan indicadores, uno de ellos es la extrema vulnerabilidad y la edad superior a los 50 años y se comienza hacer la detección con un grupo interdisciplinario que primero fue capacitado por la licenciada Luciana Schmoll, quien lleva adelante el departamento de Nutrición, y con la doctora Laura Fornés, que es la que lleva adelante el programa PRODIABA, que es de diabetes”.

“Se capacitaron trabajadores sociales y promotoras de salud para poder hacer la detección en el momento y la lectura de cuanto tiene el beneficiario de glucosa”, aseveró.

La Lic. Luciana Schmoll, especialista en nutrición del Municipio, hizo refer3encia al tratamiento de los pacientes. “Una vez que ya son captadas estas personas –afirmó-, vienen al Centro de Salud. Ellos ya venían recibiendo una bolsa alimentaria pero requieren productos que son específicos para las personas que sufren de diabetes, ya que se trata esta enfermedad con el cambio alimenticio y los medicamentos adecuados”.

“El tratamiento sigue fundamental a la alimentación y la medicación que eso lo controla el médico, luego que no sea sedentario y eso es lo que se va trabajando aparte de entregarles la bolsa alimentaria va a recibir un instructivo y vamos a enseñarles cómo usar los productos y a través de la consultas que vengan las personas a ver las nutricionistas les vamos a enseñar como tienen que seguir su alimentación para evitar las complicaciones que trae la enfermedad”, aseguró.

Alicia Aparicio concluyó: “Trabajamos con sectores vulnerables, porque es donde hay más casos de riesgos; lo que se trata de lograr es de extender el programa e ir en ayuda de estas familias”.

SIN COMENTARIOS