Pablo Memi: “Ratones Paranoicos hizo una carrera coherente”

0
2618

Empezó la cuenta regresiva para la vuelta de Ratones el 16 de septiembre en el Hipódromo de Palermo. El bajista nos cuenta cómo se gestó el regreso, cómo será el show y los mejores momentos que vivió con esta banda, emblema del rock and roll nacional.  

Con las mismas manos que toca jazz y rock and roll golpea, como los que saben, una bolsa de boxeo en el gimnasio del Karateca Medina. Lanza combinaciones, se desplaza y remata con un derechazo. No es una promesa del pugilismo: es Pablo Memi (54), bajista y fundador -junto a Juanse- de Ratones Paranoicos. La banda, que inmortalizó sus hits en el rock and roll nacional, vuelve a tocar después de seis años. El regreso tan esperado por sus fans será el sábado 16 de septiembre, en el Hipódromo de Palermo, en el festival Rock N’ Chopp. ¡Salud!, por una gran ceremonia rockera.

Ratones Paranoicos nació en 1984 y se separó en 2011. Los integrantes originales, que vuelven al ruedo, son: Juan Sebastián Gutiérrez “Juanse” (voz y guitarra); Pablo Memi (bajo); Pablo “Sarcófago” Cano (guitarra); y Rubén “Roy” Quiroga (batería). De 1997 a 2007 Fabián “Zorrito” Vön Quintiero reemplazó en el bajo a Memi.

Por un comunicado de Juanse se dio a conocer la sorpresiva separación del grupo allá por agosto de 2011. El líder de Ratones expresaba su necesidad de tomar nuevos rumbos musicales como solista. Editó cinco discos, el último fue “La biblia por Juanse”, donde reversiona el álbum de Vox Dei, “La Biblia” (la primera obra conceptual en Argentina basada en textos bíblicos).

– ¿Cómo se gestó la vuelta de Ratones?

– Fernando Szereszevsky (quien fuera manager de Charly García y actualmente de Ratones) fue el impulsor del regreso y el encargado de unir las partes tras el ofrecimiento de una compañía cervecera en enero. Más allá de eso la vuelta de la banda era algo que el público venía pidiendo cada vez con más fuerza. No es fácil sostener un proyecto de cuatro voluntades. Ratones nunca funcionó en piloto automático, siempre fue intenso y el desgaste fue creciendo. Somos casi una familia porque nos conocemos desde chicos. Pero lo cierto es que desde que la banda se separó hace casi siete años hubo poca relación entre los integrantes.

El escenario del reencuentro fue el jardín de la casa de Pablo Memi, en Martínez, San Isidro. “Esto sucedió tres meses atrás, con té de por medio. Si bien, el encuentro fue tenso al principio, resultó ser muy positivo y todos decidimos salir al ruedo a otra vez”, cuenta Pablo.

– ¿Cómo fue el primer ensayo?

-Muy bueno, fluyó. El segundo ya no tanto y la cuestión se engranó. De pronto todo empezó a funcionar a la perfección. Disfruto mucho las canciones de Ratones. De Juanse me gusta esa energía súper intensa que le pone a la banda; como intérprete está impecable.

-¿Tu mejor y peor momento en Ratones?

-Hay una época que fue la mejor y la peor que coincide con la llegada de Andrew Oldham (productor leyenda de los Rolling Stones). El éxito que llegó con los discos “Fieras Lunáticas” (1991) y “Hecho en Memphis” (1993) fue acompañado de largas giras, dinero, excesos, hasta telonear nada menos que a The Rolling Stones (1995). Todo eso lo vivimos siendo jóvenes y los egos se disparan, entonces lo bueno y lo malo ocurren en un mismo momento. De esa etapa guardo las cosas que me hacían cagar de risa. Y Andrew Oldham era un maestro de hacer disparates, que obviamente no se pueden contar.

 

-¿Cuáles fueron esos músicos que admirabas de chico y te diste el gusto de compartir escenarios?

-Pude compartir escenarios y estudios de grabación con el guitarrista Mick Taylor, zapadas en The Roxy con el baterista Steve Jordan (participó de los discos solistas de estudio de Keith Richards). Conocí a The Rolling Stones, quienes quedaron encantados con nosotros. Tal es así, que después de las cinco fechas que compartimos en Argentina y otra en Santiago de Chile nos querían llevar a Sudáfrica (era la próxima parada), pero ya estaba pactaba la banda soporte allí. También grabé en Lady Studios de Jimi Hendrix en Nueva York. Entre los músicos argentinos te puedo nombrar a Charly García y Pappo, a quien admiraba y hacía temas de él cuando yo tenía 15 años.

-¿Cómo será el show del 16 de septiembre?

-Vamos a tocar no menos de dos horas. La lista de temas es enorme. Ratones tiene muchas canciones y hits. Por eso, tocaremos los temas que la gente quiere escuchar: Carol, Isabel, Rock del Pedazo y Cowbay, entre muchos otros. Abriremos el show con un cuarteto como cuando tocábamos en Cemento. A medida que avance el show iremos agregando piano, vientos, coros. 

-¿Cuál es el tema de Ratones que más te gusta tocar?

-La Nave. Es un tema impecable, redondo, muy lindo de tocar para el bajo. Tiene un toque de funk y soul y esa cosa linda de las canciones que despiertan en tu imaginación una historia. Ratones tiene varios temas así.

Este disco contó con la producción de Andrew Loog Oldham
Este disco contó con la producción de Andrew Loog Oldham

-¿El mejor disco de Ratones?

-MTV Unplugged me gustó mucho, porque tocamos en vivo con un registro impecable. No hubo segundas tomas, Ratones es de una toma. Y en ese disco juntamos a Charly García y Pappo, creo que fue la única vez que estuvieron juntos en un escenario.

-¿Qué opinás de esta era Pro Tools (programa de grabación digital)?

-Todos los discos que hicimos con Ratones son en vivo o de corte directo, no se usaron capas, justamente, para que no se pierda la esencia de la banda. En esta era Pro Tools todo se hace en layers o capas. Me han invitado a grabar con este sistema y toqué el bajo sobre una guitarra y una batería, pero no sabía por dónde iba la historia. O si estaba ocupando un espacio que otros instrumentos ocuparían. En cambio, si yo escuchara el resultado final hay cosas que no haría. Es definitiva, hay un diálogo y una comunicación que no se da. Este sistema es distinto, es otro lenguaje, no digo que sea malo; pero cuando tocás en vivo lo que ves y escuchás es lo que hay.

MTV Unplugged. Unos de los discos preferidos de Pablo Memi, en el que tocó junto a Pappo y Charly García

-¿Cómo ves el rock nacional hoy?

-La escena se ha atomizado. Antes, con sus ventajas y desventajas, había una industria discográfica y lanzamientos. Hoy es distinto, hay bandas por todos lados, producciones independientes, ediciones de cds que no llegamos a escuchar. Algo está pasando que no aparecen bandas consagradas. La última quizás sea Babasónicos, que tiene 25 años o más de carrera. No digo que no haya calidad musical, sino que la industria de la música está descolocada. 

-¿Hay alguna banda nueva que te guste?

-Sé que de La Plata están saliendo bandas interesantes, como Sueño de Pescado. Una banda que me sorprendió fue Eruca Sativa, es un trio pulenta con ideas muy originales y mucha fuerza arriba del escenario. No estoy en plan de descubrir cosas nuevas, pero cuando llega algo para escuchar de casualidad paro la oreja.

-¿Cómo fue estar 10 años fuera de Ratones?

-El cansancio de las giras más cuestiones internas y el desgaste me llevaron al alejamiento de la banda. Si bien, al principio fue raro y me costó estar afuera, terminó siendo un alivio; además la decisión fue totalmente premeditada. Tenía curiosidad musical sobre otros estilos y muchas ganas de tocar con otra gente. En esos años sin Ratones armé un cuarteto de jazz y aproveché para perfeccionarme en el contrabajo, estudiando en el conservatorio Juan José Castro de Martínez. Los exámenes allí me ponían más nervioso que subir a un escenario con Ratones. Podés estudiar mucho, pero si no tenés la práctica y experiencia para resolver cuestiones en un escenario, la cuestión no está completa. Ambas cosas son importantes, en mi caso tenía mucha experiencia de tocar, pero me faltaba sistematizar más el instrumento.

JAZZ PARANOICO. Es el cuarteto de jazz que formó Memi cuando se alejó de Ratones.
JAZZ PARANOICO. Es el cuarteto de jazz que formó Memi cuando se alejó de Ratones.

-¿Qué lugar se ganó Ratones en el rock and roll?

-Ratones hizo una carrera coherente afirmado en su estilo con un pie en el rock and roll y otro en el rhythm blues. Hemos logrado un sonido propio, un sonido Ratones, algo que no es poca cosa. Algunos podrán decir que es simple, que son tres acordes, pero ponerlos en su lugar y hacerlos que marquen un estilo, un género, no es sencillo. Ratones es una banda de rock and roll de verdad. Me gusta la música de estilo y no ese híbrido que se llame rock a una mezcla de estilos.

-¿Este show será la única fecha? ¿Si el público pide que sigan?

-La posibilidad está verde. Nuestro manager nos dice que fechas hay, vamos a ver qué pasa. Hay dos temas nuevos. Ahora lo único que me importa es que el 16 de septiembre salga todo impecable y dar lo mejor. Estaría dispuesto a seguir, porque el ritmo ya no sería tan frenético como en los ’90, eso es irrepetible. Con Roy estamos en el mejor momento en cuanto a la parte rítmica, articulamos muy bien.

-Sos un rockero saludable. Practicás boxeo.

-Con el Karateca Medina (ex boxeador) encontré un cable a tierra en su gimnasio de boxeo. Voy hace ocho años, pegarle a la bolsa es una buena descarga de las tensiones y el estrés que esta sociedad produce. El entrenamiento es muy completo, lo recomiendo. También juego al tenis hace muchos años con Gustavo Gauvry (creador del sello discográfico Del Cielito Records). Llevo una vida muy familiar y tranquila.

Por LEO PAGLIARO

SIN COMENTARIOS