Martínez: Los vecinos diseñan artesanías en el curso de tallado en madera

0
110

Se dicta los viernes de 14 a 15.45 y de 16 a 17.45, en la Casa de Cultura en Saavedra 1710. Allí, los participantes aprenden las técnicas y herramientas para realizar objetos decorativos, escultóricos y utilitarios.

El aula tiene dos mesas de trabajo, hay suficiente espacio para diseñar y poder crear una obra de arte de unas simples tablas de madera. Cada alumno de pie, primero traslada el dibujo a la madera, luego con cortes verticales marca el exterior de la figura y empieza a utilizar su herramienta de corte denominada gubia. Como resultado del tallado, obtienen diversos elementos como bandejas, marcos de cuadros y relojes.

La imagen corresponde al curso de Tallado en Madera que se dicta en la Casa de Cultura de Martínez (Saaveda 1710) los viernes de 14 a 15.45 y de 16 a 17.45.

Durante el taller, en el que participan desde jóvenes hasta adultos mayores, los alumnos aprenden a aplicar correctamente la técnica de la talla en madera y el uso de sus herramientas específicas para construir objetos decorativos, escultóricos y utilitarios de diversos tamaños.

“Primero hacemos el reconocimiento de distintas maderas para la talla, y a partir de allí se utilizan las diferentes técnicas como talla decorativa artesanal, talla directa y calados. Se nota el entusiasmo y las ganas de aprender que tienen los alumnos en cada clase, a tal punto que ellos mismos quieren traer sus diseños”, comenta el profesor Guillermo Arana.

Y agrega: “Los participantes tienen absoluta libertad para crear y diseñar. Producto de su evolución y grandes trabajos, algunos alumnos decoran sus hogares, y otros comenzaron con sus propios emprendimientos al comercializar sus artesanías”.

Si bien el alumno puede llevar sus propias herramientas (y afilarlas), en cada mesa de trabajo hay un juego completo de gubias, mazas y todo lo que se requiere en cada clase.

Mientras realizaba un portarretrato, Andrea Sánchez Ruiz, que cursa hace dos años, expresa: “Siempre quise hacer este taller, desde la época que mi abuelo era tallista, y por suerte pude encontrar este lugar que me brinda todo”.

Luego de empezar a hacer un reloj cucú, Débora Frejau, de Martínez, señala: “Me parece bárbaro que este curso sea accesible para todos. Me encanta realizar todo tipo de trabajos en madera. Quiero felicitar al profesor por la buena onda”.

“Este año me sumé al curso y la paso fantástico. Me encontré con un gran grupo que me hace pasar momentos maravillosos. Lo recomiendo”, concluye Francisco Benderl, vecino de Martínez.

SIN COMENTARIOS