El Municipio dictó un Curso de Resucitación Cardiopulmonar (RCP) para el personal de Cultura

Alrededor de 50 personas de dicha área municipal participaron del curso, realizado en las instalaciones de la Quinta El Ombú, que incluyó una parte teórica y otra con práctica sobre un muñeco simulador.

Por iniciativa del Intendente Luis Andreotti, desde 2013 se realiza este taller para que cualquier empleado municipal esté capacitado para mantener vivo a un tercero que sufra un incidente cardiopulmonar. Simultáneamente, se crearon “áreas cardioprotegidas”, dotando a Centros de Salud, Polideportivos y oficinas públicas municipales de desfibriladores automáticos inteligentes.

El taller -realizado en las instalaciones de la Quinta El Ombú- estuvo a cargo del Dr. Jorge Cosenza, médico del Servicio de Emergencias del Municipio y Jefe del Servicio de Emergencias del Hospital Provincial Petrona de Cordero.

Cosenza explicó: “Este es un Taller de Resucitación Cardiopulmonar (RCP) básica que venimos haciendo a pedido del Intendente Luis Andreotti desde 2013. Primero, se realizó en todos los colegios de la zona, primarios y secundarios, y también para los docentes. Luego se extendió a los Centros de Salud del distrito, a los que el Intendente Andreotti entregó un Desfibrilador Automático Inteligente, y desde 2016 a cada Polideportivo y dependencia municipal como la Secretaría de Salud y el Palacio Municipal”.

Y agregó: “Estamos haciendo un ciclo de talleres de RCP para que todos aprendan las maniobras básicas, porque cuando ocurre un incidente de este tipo -muerte súbita- un 70 por ciento es frente a un conocido o amigo, y lejos de un hospital o de la ayuda médica posible. La gente común debe estar preparada, y conocer tres pasos básicos que son muy simples, para hacer el RCP básico intentando mantener con vida a la persona hasta la llegada de ayuda calificada, como el sistema de emergencias, la ambulancia o quien sea. Si uno hace las cosas como se debe, se puede llegar a salvar hasta el 70 por ciento de las víctimas”.

El Dr. Cosenza afirmó que creando las llamadas ‘áreas cardioprotegidas’ es posible enseñar a la mayor cantidad de gente a hacer RCP. “Hoy lo hacemos para las dependencias municipales, esperando que en un futuro no muy lejano, bancos o iglesias incorporen desfibriladores automáticos inteligentes, como es usual en EE.UU. y Europa, aumentando las posibilidades de ayudar a salvar una vida”, finalizó.

SIN COMENTARIOS

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.