#YoComoMujer mantengo mi lucha

0

*Natalia Haag, coordinadora nacional de Prevención y Testeo de AHF Argentina

El 8 de marzo se conmemora a nivel mundial los logros sociales, económicos, culturales y políticos de las mujeres. Sin embargo, también es necesario ver este día como una oportunidad para movilizamos y exigir cambios en la sociedad que propicien un contexto más equitativo, seguro y con garantías de derechos para las mujeres, niñas y transgéneros del mundo.

Según datos de la Dirección Nacional de SIDA, el 97,1% de las transmisiones de VIH en mujeres son por relaciones sexuales sin preservativo con varones, muchas de las cuales deben ser entendidas como parte de las diferentes situaciones de violencia a las que mujeres y niñas están constantemente expuestas, y en las que, por ejemplo, la negociación del uso del preservativo no es algo posible.

En este marco, la prevención de infecciones de transmisión sexual surge como uno de los tantos asuntos de la sociedad actual en el que la mujer no puede decidir por sí misma, aunque se trate de una relación consensuada, sin importar que sea dentro una pareja estable u ocasional.

Como se ha indicado desde la Fundación para Estudios e Investigación de la Mujer (FEIM), el 86% de las mujeres que viven con VIH o SIDA, padecen o padecieron violencia, en gran parte antes del diagnóstico. En este sentido, el dato llega para confirmar la necesidad de abordar el tema de la sexualidad, sobre todo en el marco del Día Internacional de la Mujer, desde una perspectiva más profunda que el acto sexual, que también contemple las formas de construirnos, temas de género, cuestiones de violencia, de cuidado del cuerpo, y que se deje de ver como un tabú dentro de la sociedad y sus instituciones.

Este año, bajo la consigna “#YoComoMujer mantengo mi lucha”, desde AHF Argentina hemos decidido tomar la fecha para movilizarnos una vez más y exigir políticas públicas con perspectiva de género que respeten los derechos sexuales, reproductivos y no reproductivos. Así como para exigir la necesidad de información acerca del derecho a elegir la maternidad, el acceso a un tratamiento integral y el derecho a un parto respetado; así como el acceso gratuito al preservativo vaginal.

La violencia vulnera la integridad de las personas y, en el caso de las mujeres, ésta además se convierte en un factor más en cuanto al riesgo de infección del VIH y otras enfermedades asociadas.

Por esta razón, la necesidad de construir una sociedad más segura y equitativa tiene que ser visto como una responsabilidad de todos los actores de la comunidad. Así, tanto gobiernos, como organizaciones y empresas están en la obligación de generar y promover acciones que respalden los derechos y libertades de las mujeres y niñas.

SIN COMENTARIOS

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.