Posse, en el clásico SIC-CASI

0
206

El intendente de San Isidro, Gustavo Posse, asistió al partido que se disputó, el sábado por la tarde, en la cancha principal del SIC. En un intenso encuentro, el CASI venció a los locales 30-20.

En una verdadera fiesta sanisidrense -llena de color, euforia, cantos y alegría- el sábado por la tarde se jugó un nuevo clásico SIC-CASI en la cancha principal del San Isidro Club. El intendente Gustavo Posse miró el intenso partido en el que los visitantes vencieron por 30-20.

“Los sanisidrenses, desde chiquitos, nos fuimos conociendo alrededor de una pelota ovalada. Por eso este tipo de partidos, que registran momentos únicos, son tan especiales: hacen que las familias -tanto abuelos, padres y nietos- vivan unidas en un mismo sentimiento”, explicó Posse.

Además, destacó que a pesar de que el clásico es el “Boca-River del rugby” el ambiente en las tribunas es excelente: “Puede haber un poco de folclore entre las hinchadas pero de manera sana. A lo largo de los 80 minutos, la gente se comporta bien y actúa en armonía. Una vez que termina, la amistad prevalece y se comparten asados entre los fanáticos del SIC y el CASI”.

!cid_C653C6ECD0334365AA47B91D36E1FD45@dhipolito

Desde los minutos previos al inicio del clásico, las tribunas se llenaron de familias que miraron el partido de intermedia a la espera del encuentro principal. En ese contexto, Martín Del Sol, fanático del CASI y que vive en Nordelta, afirmó: “Los clásicos son partidos llenos de emociones que hacen historia y dan los mejores cuentos para compartir con amigos”.

A su lado, Patricio González, oriundo de Martínez y socio del CASI, sostuvo que muchas veces el resultado de un CASI-SIC no refleja cómo juegan los equipos durante el año porque “es algo completamente aparte del campeonato y que se vive de otra manera”.

A puro papelitos, el encuentro empezó pasadas las 15.30. Rápidamente, el SIC sacó ventajas -con un penal de Benjamín Madero- pero el CASI igualó con un drop de Ignacio Almela. Poco a poco el CASI fue estirando sus puntos mediante dos tries  -de Francisco Sansot y Bruno Devoto- y cinco penales. A pesar de los tries del SIC -realizados por Marcos Rosasco y Rodrigo Etchart- el partido terminó 30-20, a favor de los visitantes.

Mariano Miguens, padre del segunda línea del SIC -que lleva su mismo nombre-, comentó que fue una lástima perder pero que lo vivió feliz y emocionado por ver a su hijo dentro de la cancha.

“El SIC es como nuestra segunda casa, pasamos mucho tiempo acá y lo queremos con el alma. Hoy, lamentablemente, no se nos dio”, opinó Hernán Calvo.

Sergio Expert, del SIC, que fue junto a sus hijos, remarcó que “a pesar de la derrota, el SIC-CASI siempre es el mejor partido del año, sin importar el resultado”.

SIN COMENTARIOS