El radicalismo seguirá en Cambiemos pero propuso su «ampliación y horizontalidad»

(Nicolás Stulberg)


La Unión Cívica Radical (UCR) ratificó por amplia mayoría su pertenencia a Cambiemos -con el PRO y la Coalición Cívica (CC)- y dispuso la constitución de una Comisión de Acción Política que tendrá un amplio poder de negociación con sus socios partidarios para «ampliar» esa alianza a otros espacios.

Las decisiones fueron adoptadas por la Convención Nacional de la UCR, que aprobó un documento elaborado por los principales sectores internos, al cabo de las discusiones de más de 314 convencionales de todo el país reunidos en el complejo Parque Norte de esta capital.

En una extensa deliberación que tuvo momentos de tensión, que incluyeron insultos a oradores, se escucharon además los planteos disidentes, entre ellos del sector rebelde de Ricardo Alfonsín, que votó en contra, y del histórico Luis «Changui» Cáceres, quien también expresó fuertes cuestionamientos.

El presidente del comité nacional de la UCR, el gobernador mendocino Alfredo Cornejo, uno de los principales negociadores para alcanzar consenso interno, había anticipado el pronunciamiento «categórico» a favor de que la UCR permanezca en la coalición gobernante, pero con el agregado de «reformularla», «ampliarla» a otras fuerzas políticas y lograr que sea más horizontal, como ocurre en Uruguay y Chile, como ejemplo.

Cornejo aseguró que sigue sosteniendo su postura de que «a la coalición no la puede manejar el presidente (Mauricio) Macri a gusto y piacere».

El gobernador de Mendoza estuvo en el diseño de la Comisión de Acción Política, que integrará con los gobernadores Gerardo Morales (Jujuy) y Gustavo Valdés (Corrientes) y tres miembros de la mesa directiva del Comité Nacional de la UCR, con un mandato de procurar extender Cambiemos, como también su fortalecimiento e institucionalización.

También el vicegobernador bonaerense, Daniel Salvador, tuvo un rol activo en el documento final, que comenzó a redactarse durante una reunión en la sede del Comité Nacional de la UCR de la calle Alsina al 1800 de esta capital, en el que se moderó el que había difundido Cornejo, algo que exigió el número dos de María Eugenia Vidal, quien representa a los más cercanos al gobierno, llamados «amarillos» en alusión al color que utiliza el PRO en sus actos.

SIN COMENTARIOS

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.