Padres y madres de la EPNº 44 “Henry Ford” reclaman a la provincia por la falta de servicios

Familiares de alumnos que asisten a la institución ubicada entre Carlos Delcasse y Richieri, de la localidad de Ricardo Rojas, exigieron al gobierno de María Eugenia Vidal respuestas por la falta del suministro de luz, agua y gas. Luego del receso invernal, los estudiantes iniciaron las clases, pero en condiciones paupérrimas.

Finalizaron las vacaciones de invierno y los alumnos de la Escuela Primaria N°44 “Henry Ford”, de Ricardo Rojas, iniciaron las clases en las mismas condiciones que cuando dejaron sus aulas en el mes de julio: sin luz, sin agua y sin gas. Hartos de no obtener ninguna respuesta por parte del gobierno provincial, padres y madres de los alumnos que asisten a la institución exigieron a la gobernadora María Eugenia Vidal que brinde soluciones concretas.

“Desde el año pasado, el colegio está sin gas, producto de la prueba de hermeticidad, que no dio buenos resultados porque había pérdidas. Lo que nos dicen es que no pueden reconectar el servicio porque se perdieron los planos. Hoy no se presentó ningún funcionario provincial a dar explicaciones o decirnos cómo va a seguir la situación”, expresó Elisa, docente de SUTEBA. Además, agregó: “Este es un problema constante en las escuelas públicas bonaerenses: obras que se inician y nunca se terminan. Acá hay una obra colgada desde hace tres años, estas cuestiones tienen que ver con el ajuste que lleva a cabo el gobierno provincial en infraestructura escolar. Esta es la lamentable realidad de los colegios”.

En el año 2016, el gobierno provincial inició las obras para construir un comedor en dicha institución y ampliar el sector de aulas. Al día de hoy, los trabajos no finalizaron y el proyecto está parado.

A este problema se suma que desde mediados del año pasado la escuela está sin gas, por lo cual los chicos asisten a clases sin calefacción, soportando las bajas temperaturas del invierno. Para afrontar esto, han instalado estufas eléctricas, pero la demanda de energía fue tal, que produjo el corte del suministro eléctrico. Por lo tanto, ahora la institución se encuentra sin gas, luz, ni agua.

“Estamos cansados de que nadie dé respuestas. Queremos que los chicos tengan continuidad, no pueden pasar de grado así. Tiene que haber una solución. Los chicos no tienen clases desde el 2 de julio. Siempre pasa algo. Los días de lluvia nos llaman porque se inunda el colegio”, señaló una de las madres, a la vez que anunció que las protestas seguirán hasta que obtengan alguna respuesta del gobierno provincial.

SIN COMENTARIOS

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.