Para Faurie, la situación de Bolivia no puede calificarse como «golpe de Estado»

El Canciller dijo que la Argentina espera que en Bolivia «se preserve el diálogo y la solución pacífica de esta crisis institucional» y consideró que hasta ahora «no están los elementos» para describir lo que sucede en ese país como un golpe de Estado, pero planteó la necesidad de que ningún actor «asuma un papel que no le asignó la Constitución».

En una rueda de prensa al finalizar la reunión de Gabinete que encabezó el presidente Mauricio Macri, el canciller argentino se refirió exclusivamente a la situación del país vecino.

«No ha habido pedido de asilo por parte de Evo Morales ni en la embajada ni el territorio argentino», aclaró el diplomático.

Consultado sobre si se trataba de un golpe de Estado del estilo clásico o una nueva modalidad de interrupción del mandato constitucional, Faurie dijo: «No están los elementos para describir esto como un golpe de Estado» porque «las Fuerzas Armadas no han asumido el poder», aunque reconoció que sí mantuvieron «diálogo con diferentes actores políticos».

«Lo que no tiene que ocurrir es que alguien asuma un papel que no le asignó la Constitución», agregó.

Para el canciller, «los parlamentarios electos mantienen su mandato y ellos tiene que decidir» quién asumirá la conducción del país interinamente hasta que se llame a elecciones.

Pero reconoció que en este momento «hay una suerte de vacío institucional hasta que se reúna la Asamblea Legislativa» el día de mañana.

Finalmente, marcó que la postura de Argentina más fuerte será «condenar la violencia de un lado o del otro». Y que el país buscará que «se preserve el diálogo y la solución pacífica de esta crisis institucional».

«Argentina quiere que Bolivia pueda recuperar el orden y la vida institucional», concluyó el diplomático.

SIN COMENTARIOS

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.