Personal de Defensa Civil y del Centro de Operaciones Tigre colaboró en el rescate de un lobo marino


Gracias al aviso de un vecino de Islas, y en conjunto con la Fundación Azara y el Centro de Rescate de Fauna Silvestre “Delta Terra”, se logró socorrer al animal que navegaba las aguas de Río Capitán y Rama Negra. Tras ser trasladado al Bioparque Temaikén, donde recibió atención profesional, fue derivado un centro de rescate.

Personal de Defensa Civil y del Centro de Operaciones Tigre (COT), en conjunto con la Fundación Azara y el Centro de Rescate de Fauna Silvestre “Delta Terra”, lograron rescatar a un lobo marino de dos pelos -Arctocephalus australis- que navegaba por las aguas de Río Capitán y Rama Negra.

Todo comenzó cuando un vecino de Islas dio aviso a las autoridades de la presencia del animal en aguas de la zona. Inmediatamente, inició el trabajo conjunto entre las distintas partes para socorrerlo.

Una vez rescatado, el animal fue trasladado inmediatamente por personal de Defensa Civil al Bioparque Temaikén, en el partido de Escobar, donde recibió atención primaria y controles veterinarios. Al día siguiente, fue derivado al Centro de Rescate de la Fundación Mundo Marino, en San Clemente del Tuyú. Allí, y luego de un informe técnico de la Dirección Nacional de Biodiversidad se procederá a su liberación en aguas marítimas, lugar de hábitat de esta especie.

El lobo marino de dos pelos es una especie de mamífero pinnípedo propio de Sudamérica. Se alimentan de peces, moluscos cefalópodos y ciertos crustáceos. Las hembras dan a luz una única cría por temporada reproductiva, luego de 246-250 días de preñez. Los apostaderos más grandes se ubican en Isla de Lobos (Uruguay) e Islas Malvinas, aunque con el aumento poblacional se han desplazado a lo largo de la costa argentina.

Durante el período de amamantamiento, las hembras adultas se desplazan pocos kilómetros de la colonia para alimentarse, aunque algunos pueden alejarse a más de 600 km; en tanto que, al avanzar el período de lactancia, las hembras extienden sus áreas de alimentación. Esto implica la separación de crías de entre seis meses y un año de sus madres; y explica que algunas de ellas pueden perder su orientación en esta separación e ingresar al estuario del Río de la Plata y al delta del río Paraná. Asimismo, condiciones mareológicas o climáticas particulares sumarían un factor de explicación del ingreso de estos animales aguas arriba, alejándose de sus rutas de desplazamiento habituales.

Cabe señalar que la Fundación Azara y el Sistema de Protección Ciudadana de Tigre trabajan conjuntamente de manera frecuente en el rescate de fauna nativa en el distrito. Las especies rescatadas son recibidas en el Centro de Rescate de Fauna Silvestre Delta Terra, en el delta de Tigre, gestionado por la Fundación Azara.

DEJA UNA RESPUESTA

AlphaOmega Captcha Mathematica  –  Do the Math
     
 
Please enter your name here

diecinueve + 9 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.