Cafiero advirtió sobre el peligro del “discurso del odio”


En una nota de opinión titulada “El odio como herramienta de construcción política”, el jefe de Gabinete expresó: “En la era de las redes sociales asistimos a una pauperización espiralada del debate público”.

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, advirtió sobre el peligro del “discurso del odio” en la política, llamó a “pensar nuevas estrategias para combatir la deshumanización intencional” y postuló “construir una sociedad donde el odio sea apenas una expresión marginal”.

“El discurso de odio hacia los dirigentes, la antipolítica, es el mascarón de proa de una estrategia que busca, como fin último, deslegitimar la democracia. Cuanto más se degrade el debate público menos posibilidades habrá de intercambio plural y democrático”, sostuvo Cafiero en una nota de opinión publicada este lunes en el sitio español El Diario.

En ese escrito, el jefe de Gabinete advirtió que, con ese mecanismo, “ganan quienes ya poseen poder y no necesitan de la política ni de la democracia, a las que tanto desprecian”.

“Diferentes líderes políticos buscan aglutinar y construir liderazgos alrededor de esos discursos de odio otrora dispersos; se edifica un marco de ideas que abarca desde teorías conspirativas, el individualismo extremo y la superioridad racial hasta la negación del discurso científico”, explicó.

Es -dijo- “una suerte de terraplanismo político que, cuando observa que los hechos no confirman sus marcos ideológicos, procede a ignorarlos”, analizó.

El odio es, entonces, enemigo de uno de los derechos fundamentales de la democracia: la libertad de expresión
SANTIAGO CAFIERO

“Los discursos de odio proliferan con velocidad en una suerte de vacío donde el rechazo de quienes se oponen a ellos de buena fe no hace más que amplificarlos. Para aquellos a los que nos resulta inaceptable, debemos pensar nuevas estrategias para combatir la deshumanización intencional a la que nos expone esta violencia”, apuntó.

El jefe de Gabinete consideró que “la política en el siglo XXI no debe contaminarse de odio; no puede repetir la historia como si se tratara de ciclos de terror y olvido”.

El odio como enemigo de la democracia

“Sin embargo, en todo el mundo observamos a sectores minoritarios montarse sobre este tipo de violencias para construir poder: la crisis económica generada por la pandemia ha sido, además, aprovechada en pos de sus fines”, planteó.

“El odio es, entonces, enemigo de uno de los derechos fundamentales de la democracia: la libertad de expresión”, consignó Cafiero y agregó: “Así es como estos sectores minoritarios y violentos, desde el anonimato que garantizan las redes, logran visibilidad”.

El jefe de Gabinete señaló como una “paradoja” que esos espacios políticos “construyen su comunicación y sus liderazgos como si fueran recién llegados”, esto es, “una política sin políticos”.

“El discurso de odio hacia los dirigentes, la antipolítica, es el mascarón de proa de una estrategia que busca, como fin último, deslegitimar la democracia. Cuanto más se degrade el debate público menos posibilidades habrá de intercambio plural y democrático. Así es como ganan quienes ya poseen poder y no necesitan de la política ni de la democracia, a las que tanto desprecian”, subrayó.

Como alternativa, Cafiero llamó a “construir una sociedad donde el odio sea apenas una expresión marginal”, al advertir: “Si admitimos la proliferación de estos discursos, estamos faltando a esa responsabilidad. Para impedir la deslegitimación de la democracia, ésta deberá dar respuesta a los grandes problemas de las mayorías”.

“¿A qué proyecto favorece una política que incorpora para sí la lógica de los trolls y las fake news? ¿A qué intereses sirve el deterioro de la calidad del debate democrático y su capacidad de alcanzar consensos?”, se preguntó, para responder: “Sin duda a aquellos que aspiran a saltarse el control ciudadano y democrático de la cosa pública”.

Cafiero indicó que “los dirigentes, independientemente de su color político, que trabajamos para construir una atmósfera saludable de discusión política, debemos redoblar esfuerzos”.

“Desde aquí, en América Latina, y hasta la Unión Europea, las diversas fuerzas políticas con verdadero espíritu democrático debemos mostrar que es posible un camino de diálogo. Un diálogo en el que las discrepancias y la dialéctica argumentativa se impongan sobre el odio y la descalificación”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.