El fraude bancario encabeza la lista de los ciberdelitos en Argentina

El fraude cibernético es la estafa realizada a través de una computadora conectada a internet. El ciberdelincuente acude a herramientas tecnológicas para acceder o vulnerar cualquier sistema de contraseñas y seguridad.

Hecha la ley, hecha la trampa dice la frase favorita de estos individuos que con buena base de conocimientos informáticos generales pueden ingresar a cualquier sistema y poder sacar provecho de cualquier manera modificando o extrayendo todo contenido, todo esto acompañado con un engaño que hace que el estafado ingrese o comparta datos personales los cuales facilitan el ingreso a las bases de datos o tarjetas de crédito.

 

Los ciberdelincuentes ofrecen ofertas atractivas con un anticipo aparte, piden transferencias bancarias a cuentas personales a través de la venta de artículos que son en su mayoría costosos, invitan por mensajes instantáneos a ingresar a los servicios de la banca en línea solicitando descargar e instalar aplicaciones o por medio del nombre de usuario y contraseñas en páginas web apócrifas. Otra técnica utilizada por estos estafadores es la persuasión de sus consumidores a seguir las negociaciones de adquisición del producto fuera de la plataforma digital.

Existen cuatro tipos principales de fraudes cibernéticos:

 

  • Compra de artículos online

Además de la piratería encontramos estados irreales de los productos, los cuales no cumplen con las características con las que son ofertados, se omite información de contacto, las víctimas no pueden reclamar ni reciben respuestas

  • Pharming / Sitios con Virus

Sitios maliciosos rondando por la web. Una vez que la víctima ingresa, se produce la descarga de un software que roba información sensible como contraseñas o datos bancarios.

  • Phishing / Suplantación de Identidad

Se hacen pasar por una empresa de confianza, luego piden datos personales o financieros. Este tipo de fraude se produce mediante correo electrónico, redes sociales o incluso llamadas.

  • Carding / Robo de Tarjetas Bancarias

Es el uso ilegal de las tarjetas de créditos, el delincuente realiza la estafa por llamadas telefónicas o email, así consigue los datos de la tarjeta de la víctima y realiza compras reiteradas veces.

Argentina y otros países de Latinoamérica como Brasil, Colombia y México; forman parte de los países con más fraudes electrónicos de toda la región con cifras altas que van en subida. 

 

Una de las razones principales que ocasionaron la suba de fraudes electrónicos es la situación emergente del Covid 19 que claramente no trajo solamente problemas y preocupaciones respecto a la salud. Con el aumento de compras, ventas, transacciones, depósitos y del tráfico cibernético en sí; las estafas crecieron notablemente.


Los fraudes de identidad por email y los robos de datos han sido algunos de los crímenes más reportados en la región durante la pandemia de coronavirus, aun así, presentan un alto riesgo no sólo para los clientes de comercios electrónicos, sino también para entidades y empresas financieras.

Los tipos de fraudes electrónicos más comunes durante la emergencia sanitaria fueron:

  • Suplantación de identidad de instituciones para ofrecer información, turnos para la segunda dosis y venta de vacunas contra la COVID-19: de acuerdo a expertos, en la actualidad el número de anuncios se ha triplicado y se ofrecen vacunas de dudosa seguridad a 500 dólares; incremento que desde enero de este año se sitúa en un 300%
  • Sitios que hacen fraude mediante la venta de productos como geles desinfectantes para manos, tapabocas u otros productos solicitados
  • Suplantación de identidad de entidades gubernamentales para solicitar donativos
  • Ofertas fraudulentas de bancos, casas de bolsa o inversiones diseñadas para robar información bancaria
  • Estafas a Beneficiarios del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE): una página no oficial que se hace pasar por la de ANSES es utilizada para atraer a la gente y robar datos personales con la excusa de ofrecer un bono de 15.000 pesos. El formato del sitio es tan similar al original (cuenta con publicidad de redes, el logo, formularios a completar y el link a argentina.gov.ar) que es factible caer en el engaño.

Tendencia Creciente de Estafas Online

La cantidad de denuncias realizadas a la Unidad Fiscal Especializada en Ciberdelincuencia (UFECI) en 2020 por ciberdelincuencia creció hasta un 3000% con respecto al año anterior. Tendencia que se ha sostenido en el 2021. 

Según las estadísticas de la Asociación Argentina de Lucha Contra el Cibercrimen (AALCC), por la explosión de la virtualidad, en el 2020 subieron un 60% las consultas* por delitos informáticos asociadas a estafas virtuales y delitos de contenido económico respecto de antes de las restricciones y el encierro. Confirmando la tendencia del último trimestre del año 2020, el fraude a través de medios informáticos es uno de los delitos que más ha crecido en lo que va del 2021. Las consultas en el transcurso del 2021 (periodo en análisis 1/1/2021 al 5/6/2021) se incrementaron un 65% en comparación al mismo periodo de año 2020, dejando constancia que la tendencia creciente de estafas online – principalmente instrumentos financieros – comenzó a finales de 2019 y continuó su marcha ascendente hasta estos días. 

Tanto la UFECI como la AALCC coinciden en que la lista de los ciberdelitos que más se cometen está encabezada por el fraude bancario.

 El fraude y estafa en cuentas bancarias, como el robo de claves de acceso a homebanking o de datos de tarjetas de crédito, fueron algunos de los delitos que más crecieron el año pasado (al pasar de 22 casos denunciados en 2019 en la Unidad Especializada a 641 en el último año: aumento del 2800%).

* Metodología: La AALCC recibe consultas a las diferentes vías oficiales de contacto, Nro. telefónicos, WhatsApp, mensajería privada de redes sociales, email o por entrevista presencial.

Con el fenómeno de la digitalización masiva y el aumento del e-commerce a raíz del aislamiento por Covid, los ciberdelincuentes encontraron nuevas y más formas de criminalizar. Hay más víctimas potenciales para poder atacar: personas vulnerables por falta de ejercicio preventivo o empresas que no toman debidos recaudos de seguridad. 

De acuerdo a la analista Melisa Murialdo, otros de los factores es la baja concientización que hay acerca de la privacidad que facilita el mecanismo del fraude informático. Los formularios nos piden nuestros datos personales como el DNI, el teléfono celular para poder avanzar en compras, llenar currículums vitae; pero no nos aseguran que los mismos están protegidos y no tenemos forma de poder negarnos y como todas lo hacen tampoco podemos a veces encontrar fácilmente la fuente de filtración de nuestros datos. Podríamos decir que el mundo de la tecnología siempre tendrá su punto débil, ya que grandes potencias mundiales han sufrido de estos ataques y hasta el día de hoy no se encuentran los culpables; no obstante, ante el marcado y constante avance de los delitos y estafas en internet, la importancia de prevenir y estar informado en épocas de Coronavirus no se limita sólo al área de la salud.

Editora: Melisa Murialdo

Fuentes: 

Ley Simple: Delitos Informáticos | Argentina.Gob.Ar, Instituto Nacional de Ciberseguridad; Consejo Nacional de Investigaciones
Científicas y Técnicas (CONICET)
; Denuncia ante Ciberdelito: División Delitos Tecnológicos de la Policía Federal Argentina; Ministerio Público Fiscal; Unidad Fiscal Especializada en Ciberdelincuencia (UFECI), Unidad Fiscal Especializada en Delitos y Contravenciones Informáticas de la Ciudad de Buenos Aires (Ufedyci); Cómo pedir Préstamos Seguros vía OnlineCentro de Seguridad de Google, IntSights External Threat Intelligence, Legal Information Institute, Banco Central de la República Argentina (BCRA); Asociación Argentina de Lucha Contra el Cibercrimen – AALCC; Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.