Vinculan a la psoriasis con varias enfermedades cardiometabólicas

0
386

Nuevos estudios la vinculan con problemas cardiovasculares, diabetes y obesidad. Se estima que en el país afecta a un millón de personas. En hospitales de la Provincia existen equipos interdisciplinarios para tratarla.

Hoy se sabe que la psoriasis no viene sola. Las últimas investigaciones advierten sobre una fuerte asociación de esta enfermedad con males cardiometabólicos, como hipertensión, síndrome metabólico, diabetes, insuficiencia cardiaca y obesidad.

Se estima que 2 de cada 100 personas tienen psoriasis, y que en el país son casi un millón los que conviven con esta enfermedad inflamatoria crónica, cuyo origen está en una predisposición genética, a veces heredada, que ante situaciones de estrés, infecciones o la ingesta de algunos medicamentos, detona y ya no se va más.

Más allá de la cuestión estética, esta enfermedad siempre viene asociada a otras, incluso es común que quienes la padecen atraviesen cuadros depresivos derivados de la psoriasis. Así lo publica la Asociación Civil para el Enfermo de Psoriasis (AEPSO) fundada por la periodista Silvia Fernández Barrios, que trabaja en forma articulada con el ministerio para concienciar y difundir información de la enfermedad.

El ministro de Salud de la Provincia, Alejandro Collia, dijo que en hospitales públicos provinciales, como el Alende de Mar del Plata o el San Roque de Gonnet, en La Plata, “la primera consulta la atiende el dermatólogo pero luego van interviniendo los profesionales que hagan falta según el caso, y la medicación se entrega en forma gratuita a quienes la requieren”.

En el Día de la Psoriasis, que se celebra hoy, el ministerio de Salud provincial instó a consultar y adherir a los tratamientos porque “una psoriasis bien abordada, con compromiso del paciente y del equipo de salud puede remitir por largos períodos”, es decir, pasar totalmente desapercibida.

Además de las lesiones rojas con escamas blancas en rodillas, codos, cuero cabelludo y otras parte del cuerpo, buena parte de los afectados (entre el 2 y el 46 por ciento), padece también artritis psoriásica.

Un artículo del American Journal of Medicine, que reproduce un escrito a cargo de siete consejeros del International Psoriasis Council (IPC), una organización global centrada en la investigación de la psoriasis, exploró el potencial compartido de los mecanismos patogénicos, conectividad genética y relaciones inflamatorias entre la psoriasis y varias enfermedades cardiometabólicas, como la enfermedad cardiaca, obesidad y diabetes.

“No hay una dieta para la psoriasis, pero es vital mantener una alimentación variada con componentes que reduzcan el sobrepeso, porque de lo contario los riesgos cardiometabólicos aumentan”, explicó Sandra Martínez Echeves, dermatóloga en el hospital provincial San Roque de Gonnet, un centro de referencia en el tratamiento de la psoriasis.

Insistió también en la necesidad de que los pacientes realicen actividad física regularmente, lo que también ayuda a prevenir el sobrepeso y la obesidad. Y a realizar las interconsultas necesarias, según cada caso, para sobrellevar la enfermedad, “sin descuidar la salud mental que, dado lo visible y antiestético de las lesiones y el mayor riesgo de sufrir otras enfermedades, suele verse afectada”, explicó la especialista.

Rayos que curan

En la Unidad de Psoriasis del hospital provincial San Roque de Gonnet cuentan con un equipo llamado “Puva”, una especie de cama solar vertical que, en algunos casos, atenúa y hasta elimina las lesiones que provoca la psoriasis en la piel.

Por ese servicio pasa un centenar de pacientes al mes. Cuando el equipo lo considera apropiado suman al paciente al Puva  que en definitiva realiza un tratamiento de fotoquimioterapia.

El paciente deberá ingresar a la cabina con protección ocular tres veces por semana. En el interior del aparato permanecerá rodeado por unos 40 tubos que emitirán radiación ultravioleta durante sesiones de 15 minutos. En forma gradual las lesiones rojas se irán aclarando y desapareciendo.

“Es un gran alivio cuando esta herramienta funciona, porque para los pacientes las lesiones en la piel resultan una fuente de ansiedad, estrés y malestar muy angustiante”, comento Martínez Echeves.

A las radiaciones habrá que sumarle la medicación que el médico prescriba. La especialista agregó que no hay un tratamiento para la psoriasis sino tantos como pacientes. “Cada cual tiene sus propias características y enfermedades asociadas pero, en cualquier caso, una psoriasis bien tratada puede no tener ninguna manifestación durante largos períodos”.

Eso sí, habrá que cuidarse del estrés, los cimbronazos emocionales, ciertas infecciones o traumatismos en la piel porque todos estos factores suelen ser detonantes de la psoriasis.

Qué es la artritis psoriásiquica

Entre el 6 y el 42 por ciento de los que padecen psoriasis sufren, al mismo tiempo, lo que se conoce como artritis psoriásica. Estos pacientes requerirán un tratamiento especial con un reumatólogo especializado.

Según explicaron los especialistas del ministerio de Salud de la Provincia, se debe sospechar una artritis cuando aparece dolor en las articulaciones, rigidez matinal, lumbalgia y dolor en los pies o en los talones cuando se dan los primeros pasos del día.

En el 75 por ciento de los casos, la psoriasis en la piel se manifiesta primero y la artritis psoriásica, en un intervalo de tiempo que puede ser de 10 a 12 años de promedio. En el 15 por ciento, la lesión cutánea y articular aparecen al mismo tiempo. Solo en el 10 por ciento de los casos, la artritis aparece primero y luego las lesiones en la piel.

El reconocimiento y tratamiento adecuando puede aliviar el dolor, reducir la inflamación y así evitar el compromiso y los daños progresivos en las articulaciones.

SIN COMENTARIOS

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.