Tras la sudestada, rescataron a un ciervo de los pantanos en el Delta

0
150

La pequeña cría de aproximadamente 45 días -que se encontraba perdida y lejos de su madre- fue rescatada gracias a la rápida acción del Destacamento de Guardaparques, la Dirección de Medio Ambiente del Municipio y los vecinos del Delta. Es una especie emblemática de las Islas  en peligro de extinción. La Fundación Temaikén cuidará del animal hasta que pueda ser liberado.

Un ciervo de los pantanos, víctima de la sudestada, fue rescatado en cercanías del Arroyo Borches de la 3° sección de Islas del Delta del Paraná, por el personal del Destacamento de Guardaparque. Pasado el temporal, la Dirección de Medio Ambiente, la Dirección de Zoonosis y la Fundación Temaikén concretaron el traslado al continente.

El Director de Medio Ambiente, Gabriel Tato, relató el rescate: “Uno de los vecinos que vive en el Arroyo Vico, divisó esta cría que estaba perdida lejos de la madre, por lo tanto llamó al Destacamento y se dispuso el operativo”. Agregó: “Es muy importante el trabajo que están llevando a cabo los guardaparques Facundo Merker, Mariano Tortarolo y Héctor Lopardo, ellos están en comunicación directa todos los días con los vecinos”.

Además, enfatizó en que la especie se encuentra en peligro de extinción: “Fue perseguida durante muchos años. Afortunadamente, las charlas que se realizan con los vecinos y la difusión ambiental en los colegios están dando los resultados que esperábamos”. Y aclaró también: “Los últimos dos recintos del animal son los Esteros del Iberá  y el Delta del Paraná, especialmente el Bajo Delta y la zona núcleo de la Reserva de Biosfera, donde hay grandes embalsados que utilizan para  refugiarse. Es una especie emblemática, la más grande de Sudamérica y monumento natural de la provincia de Buenos Aires”.

Hernán Zubizarreta, Director de Zoonosis, dijo: “Gabriel Tato me convocó para acompañarlos y tener una opinión profesional sobre el estado de salud del ciervito y por suerte, lo encontramos en impecables condiciones. Tiene alrededor de 45 días de vida”.

Gustavo Gachen, el curador general de la Fundación Temaikén, explicó que “después de una crecida es común que aparezcan animales en esta situación porque suben rápidamente los niveles de agua”, por lo que “tienen que buscar los lugares más altos y las crías no pueden seguir a la madre, entonces se ahogan porque no tienen la capacidad de nadar”.

Y concluyó: “Será llevado a la fundación para adaptarlo a la leche artificial y hacer los chequeos clínicos correspondientes. Una vez que el animal esté fuerte y dado de alta, será devuelto a su hábitat”.

SIN COMENTARIOS