Amplían el Zanjón Fate y construyen un Reservorio anexo

0
166

Las obras ya comenzaron con recursos propios del Municipio y terminarían su primera etapa en pocos días. Mediante excavaciones y la generación de cauces más anchos y profundos, regularán el paso del agua hacia Virreyes en días de fuertes lluvias, pero también darán espacio a máquinas para limpiar el arroyo y su depósito auxiliar.

El Plan de Obras Hidráulicas Municipales avanza con una serie de obras que se articularán en beneficio de los vecinos de Virreyes Oeste: el ensanche y la profundización del Zanjón Fate, la construcción de un Reservorio vinculado a este curso de agua y la creación de un callejón para entrada y movilidad de maquinarias que mantengan limpios estos arroyos en la intersección de las calles Malvinas Argentinas y Roberto Payró.

La nueva pala-topadora, camiones volcadores y retroexcavadoras -vehículos adquiridos con fondos municipales- trabajan a un costado de las vías del ramal de ferrocarril que une Victoria con Capilla del Señor. El terreno se adecuó meses atrás para que se puedan efectuar excavaciones, mientras se dragaba a la vez el mismo Zanjón y a pocos metros tomaba forma el gigantesco Reservorio de Villa Jardín.

El canal que se está construyendo se conectará con el arroyo que fluye desde Malvinas Argentinas y Blanco Encalada. Luis Hansen, responsable a cargo de estas tareas, aseguró que “la estrategia de los reservorios está funcionando perfecto” y que le sirve de prueba “la última tormenta, con más de 40 horas de lluvia intensa sin grandes problemas”.

“La idea es contener la mayor cantidad de agua posible para que no entre al Fate y no perjudique a Virreyes Oeste”, explicó. “Con el Reservorio de Villa Jardín y este otro, estiramos los tiempos hasta que el agua llegue a Virreyes. En su entrada será más profundo, así que se va a llenar primero y desagotará recién cuando baje el nivel del Zanjón”, continuó.

Detalló además una de las características más importantes de la obra: “Entre el Zanjón y el Reservorio dejamos una calle para una máquina especial, de nueve metros de largo, que podrá limpiarlos. El agua de cada tormenta arrastrará suciedad y basura y sabemos que es tan importante la obra como su mantenimiento, para que no pierdan caudal y no sean un riesgo para la salud de los vecinos”.

“Los ritmos de trabajo vienen bien, estamos en tiempo”, afirmó el funcionario. Y concluyó: “En aproximadamente 10 días tendremos la primera parte finalizada. No es tan grande como el de Villa Jardín, pero sí se va a notar en Virreyes Oeste”.

SIN COMENTARIOS