Caminata y danza aeróbica en la Costanera de San Fernando para cerrar el Día Mundial de la Diabetes

0
170

El Municipio organizó nuevamente una fecha a todo movimiento para concientizar e informar en torno a la enfermedad, y prevenir que se generen nuevos casos por mala alimentación y falta de ejercicio. La mitad de los personas con diabetes no son diagnosticadas a tiempo y la cantidad irregular de azúcar en su sangre los perjudica.

Merecen un aplauso los vecinos de San Fernando que eligieron cambiar el sedentarismo por una magnífica mañana de sol y la actividad física que le propuso el Municipio para completar las actividades en torno al Día Mundial de la Diabetes, una de las enfermedades más comunes entre la población, a la que obliga a mantener hábitos de ejercicio y alimentación saludable para no disminuir el impacto en su calidad de vida.

La fecha se celebra anualmente los 14 de noviembre, pero la Secretaría de Medio Ambiente y Salud Pública organizó para esta oportunidad una doble jornada: en esa fecha dispuso talleres prácticos e informativos en 3 Centros de Salud y habilitó postas médicas con controles de glucemia en otros puntos de la ciudad; y a la mañana siguiente convocó una caminata de 40 minutos alrededor de la Plaza Mitre, que terminó con clases de danza aeróbica y elongación en la Costanera Pública Municipal.

El Director de Atención Primaria, Dr. Marcelo Pechieu, acompañó al grupo en todo momento. Allí comentó: “La actividad física es tan importante para los que tienen diabetes  como para los que no, por eso convocamos a todos. No es necesario ir a un gimnasio o salir a correr, es suficiente con moverse. Bailar, sacar a pasear al perro, lavar el auto, hacer las compras, todo eso sirve y son formas básicas de prevenir la aparición de la enfermedad”.

4

“La mitad de los diabéticos no saben que lo son porque no tienen síntomas, pero el nivel alto de azúcar en su sangre está haciéndoles daño”, aseguró el funcionario. En ese sentido destacó la estructura que brindó la Unidad Sanitaria Móvil: “Estuvimos con el tráiler y carpas en varios puntos del partido para detectar potenciales enfermos. Con un pequeño pinchazo en el dedo es suficiente para extraer una muestra y colaborar en el control sanitario, por eso les agradezco a los voluntarios que se animaron al análisis”.

La Profesora Anabella Lattanzio animó la clase aeróbica frente al Río Luján. Mientras les alcanzaba una botella de agua para hidratarse y una manzana para recuperar glucosa a sus alumnas ocasionales, ella afirmó que “el Municipio trabaja todos los años para que la gente se integre a actividades deportivas y mejore su calidad de vida”.

Agregó luego: “La clase aeróbica tuvo mucho éxito porque sintieron que su cuerpo estaba a gusto. En muchos casos la enfermedad se puede prevenir, por eso es importante tomar conciencia y saber que el ejercicio es una gran herramienta”.

Cecilia Berardi, después de la caminata y haber bailado durante más de una hora, pero sin aparentar cansancio, dio testimonio de la experiencia: “Me encontré con un grupo ‘delicioso’, muy divertido, con música de gimnasia rítmica y un río espectacular. Considero que es un gran aporte del Municipio para la gente de todas las edades, porque con los controles que nos hicieron y la información que nos dieron, vamos a cuidarnos mucho más”.

SIN COMENTARIOS