En San Isidro aconsejan cómo controlar la ira

0
111

Especialistas del Servicio de Medicina del Estrés del Hospital Central (Av. Santa Fe 431) enseñan a manejar este mal que genera cada vez más situaciones de furia y violencia.

El estrés es uno de los factores que despierta situaciones de furia y violencia; por eso en el Hospital Central de San Isidro (Av. Santa Fe 431) enseñan herramientas para controlar la ira.

En las charlas gratuitas del Programa de Manejo del Estrés (PROMES), que se dan en el Hospital, Daniel López Rosetti, explica que la ira es una emoción que si no se controla implica más riesgo de sufrir un infarto agudo del miocardio, además de no tener buena calidad de vida y ganarse enemigos.

Rosetti relata que hace millones de años había ira en los seres humanos porque eran atacados por un predador o algo que amenazaba su vida.  “Hoy tenemos una reacción de ira por una pavada, por alguien que nos roza o en el tránsito y reaccionamos con la misma violencia mental y física que hace millones de años cuando corría peligro nuestra vida”, dimensionó el médico, quien sostuvo que la ira es un emergente del síndrome del estrés.

!cid_C8E4EC570046410D9CDC460DDB1249A4@dhipolito

“Como la emoción es más fuerte que la razón, debemos prepararnos mentalmente cuando llega la ira. Y lo primero que hay que hacer es diferir en el tiempo. Porque está comprobado que cualquier persona que reacciona con violencia a la media hora o al día siguiente se arrepiente”, expresó el especialista en estrés.

A modo de ejercicio, en el PROMES reparten unas ingeniosas cápsulas contra este mal, cuyos envases tienen números como 10, 100 o 1.000. “Es hasta dónde hay que contar según el grado de furia para manejar la ira y no reaccionar mal. Aunque parezca sencillo es una forma muy efectiva”, aseguró Rosetti.

Hay otras herramientas contra la ira. Para conocerlas el médico invita a los vecinos al PROMES, un espacio gratuito donde se aprenden técnicas para combatir el estrés que sale a la luz cuando las sobrecargas psicológicas y físicas superan la capacidad de resistencia emocional que tiene una persona. Las charlas son martes y jueves a las 10.

SIN COMENTARIOS