Advierten que exponerse al sol “de a poco” y “sin ponerse colorado” también daña el ADN de las células

0
95

Examinar la piel es sencillo, de bajo costo y no requiere gran entrenamiento, afirmaron especialistas que advirtieron acerca de los efectos nocivos del sol y desmintieron que exponerse “de a poco” y “sin ponerse colorado” sea garantía de salud, ya que ese bronceado “también es producido por rayos ultravioletas que dañan el ADN de las células”.

“Las quemaduras solares o enrojecimiento que aparece luego de una exposición se debe al daño térmico provocado por el sol, que es percibido por la piel de forma negativa. Esas quemaduras, en especial durante la infancia y adolescencia, se vinculan con la aparición en la vida adulta de dos tipos de cánceres de piel: carcinoma basocelular y melanoma”, explicó a Télam el dermatólogo Andrés Politi, vocero de la 21raCampaña nacional de prevención de esa enfermedad, que comenzará mañana.

El especialista precisó que “ir tomando sol de a poco, sin ponerse colorado y sólo bronceando la piel, no es garantía de salud, porque ese bronceado también es producido por los rayos ultravioletas que dañan el ADN de las células”.

“Cuando ese daño es muy intenso las células entran en un ciclo de crecimiento anormal y aparecen lesiones, por lo que siempre se recomienda usar protectores solares con factores mayores a 30, renovarlos cada dos o tres horas, después de realizar actividad física intensa o meterse al agua y evitar exponerse de 10 a 16”, recordó.

La campaña organizada por la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD) se extenderá hasta el 1 de diciembre e incluirá consultas gratuitas sobre prevención de cáncer de piel en hospitales, clínicas, centros médicos y profesionales particulares de todo el país. Los turnos y consultas sobre centros adheridos pueden tramitarse en el sitio web cancerdepiel.org.ar.

Además, al igual que en años anteriores, se habilitarán canales de contacto con la comunidad, como el 0800-999- 0723 y las cuentas de Twitter y Facebook, donde los interesados podrán hacer consultas y encontrar información.

“En los últimos 30 años más gente desarrolló cáncer de piel que cualquier otro tipo de cáncer”, precisó Politi, quien detalló que aunque no hay un registro oficial obligatorio, funciona desde 2003 el Registro Argentino de Melanoma cutáneo, donde se reportaron espontáneamente mas de 4.000 casos.

El especialista refirió que el melanoma maligno “es el segundo tipo de cáncer que más aumentó entre los humanos en los últimos 50 años, sólo superado por el de pulmón en las mujeres”.

“Por eso es tan importante la prevención, que tiene varios niveles: evitar que aparezca, recordando que el cáncer cutáneo ocurre décadas después de la exposición al sol, y diagnosticar tempranamente la enfermedad, ya que examinar la piel es sencillo, de bajo costo y no requiere gran entrenamiento”, sostuvo.

Desde la SAD informaron que habitualmente los cánceres cutáneos se manifiestan como “elementos nuevos o lesiones previas que cambian en su aspecto”.

“Cuando hacemos el autoexamen, que no lleva más de 10 minutos y resulta útil para detectar cáncer de piel al menos en la mitad de los casos, debemos estar atentos a cualquier cambio de coloración, textura, elevación o depresión en la piel. También a la aparición de manchas o lunares nuevos, heridas que no cicatrizan o cualquier mancha que pique, arda, descame o sangre”, precisaron.

En la campaña de 2013 participaron 9.551 personas, 86 por ciento de las cuales concurría por primera vez: “Cada año es mayor el número de pacientes que consulta a dermatólogos para examinarse en forma preventiva, así como también notamos que padres y madres ponen mayor cuidado en la protección de sus hijos, por lo que se ven menos chicos con pecas que hace 20 años”, apuntaron.

“Entre los participantes se encontraron 645 lesiones que podrían corresponder a distintos tipos de cáncer de piel, mientras que sólo el 30 por ciento usaba cremas protectoras con factor solar 30 o superior y menos de la mitad de ese porcentaje volvía a aplicar as cremas luego de dos o tres horas”, detallaron.

Además, subrayaron que “se calcula que a los 18 años una persona ya se expuso al 80 por ciento del total de las radiaciones solares que recibirá en toda su vida, por lo cual es fundamental evitar el daño solar desde el nacimiento”.

SIN COMENTARIOS