Cada vez más personas con VIH reciben tratamiento en América Latina y el Caribe

0
168

Casi 600.000 personas más que en 2003 reciben tratamiento antirretroviral en América Latina y el Caribe -lo que representa el 56 por ciento de todos los que necesitan tratamiento-, en tanto las muertes relacionadas al virus se redujeron un 40 por ciento en este mismo periodo, según datos difundidos hoy de la OPS/OMS.

“En la última década, los países de América Latina y el Caribe han ampliado el acceso a los servicios de salud que las personas que viven con VIH necesitan, incluidos los medicamentos”, afirmó la directora de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), Carissa F. Etienne.

“Controlar la epidemia para 2030 es posible si los países aplican una estrategia de prevención combinada, y si todas las personas conocen su estado de VIH, reciben el tratamiento que necesitan, y viven libres de estigma y discriminación”, añadió.

El informe “Tratamiento Antirretroviral bajo la Lupa: un análisis de salud pública en América Latina y el Caribe 2014” da cuenta de este avance en el acceso al tratamiento antirretroviral en la región y fue publicado por la OPS/OMS en el marco del Día Mundial de la Lucha contra el Sida, que tendrá lugar el 1 de diciembre.

Según el documento, mientas en 2003 se estimaba que 210.000 personas de todas las que vivían con VIH recibían la medicación, en 2013 el estimado ascendió a 795.000, lo que representa el 56 por ciento de todos los que necesitan tratamiento y el 44 por ciento de todas las personas con VIH.

“Aún tenemos frente a nosotros una brecha que es urgente cerrar”, sostuvo Etienne, y aseveró que “el desafío es avanzar sin dar ni un solo paso atrás en los logros conseguidos”.

En 2013, 106.000 personas se infectaron con el VIH en la región, un 9 por ciento menos que diez años atrás. Sin embargo, según la OPS, las nuevas infecciones podrían reducirse aún más a través de la implementación de una estrategia de prevención que combine intervenciones y servicios basados en evidencia, según las necesidades de las personas a las que van dirigidas.

“Estas intervenciones van desde la distribución de preservativos y la información sobre el VIH, hasta la oferta de la prueba y el tratamiento oportuno, entre otros”, indicó el organismo en un comunicado.

Las muertes relacionadas con el virus también se redujeron: el año pasado fueron 58.000, lo que representa un 40 por ciento menos que en 2003.

“El tratamiento oportuno es fundamental para la vida de quienes adquieren el virus y para prevenir la transmisión a otras personas.

Por ello, la prueba acompañada de consejería es una estrategia crucial para vincular a las personas que viven con el virus a los servicios de atención integral”, señaló Massimo Ghidinelli, jefe de la Unidad de VIH/sida, infecciones de transmisión sexual y hepatitis de la OPS/OMS.

“Simplificar los esquemas de tratamiento puede ayudar a reducir la aparición de resistencias, los efectos adversos y a mantener la efectividad de los medicamentos”, agregó.

El número de madres bajo tratamiento también creció en forma significativa, según datos preliminares de un informe de la OPS/OMS y UNICEF.

Mientras en 2010 representaban menos del 59 por ciento, en 2013 esa tasa creció hasta alcanzar el 93 por ciento de las embarazadas con VIH, llegando casi a la meta fijada por los países del 95 por ciento para 2015.

Por su parte, el porcentaje de niños positivos de hasta 14 años que están bajo tratamiento alcanzó el 51 por ciento el año pasado. En la región hay alrededor de 52.000 niños viviendo con el virus.

En América Latina y el Caribe, tres de cada diez personas que tienen VIH no lo saben y 35 por ciento de los nuevos casos llegan tarde al diagnóstico.

SIN COMENTARIOS