En la Provincia, bajó un 7% la transmisión del VIH de la embarazada a su bebé

0
323

En los distritos bonaerenses, la transmisión del VIH en el embarazo bajó 7 puntos porcentuales en los últimos 5 años. Lo atribuyen al incremento de testeos y al diagnóstico oportuno que permite iniciar el tratamiento a tiempo.

En los últimos cinco años la transmisión vertical del VIH, es decir de la mamá al bebé, bajó casi 7 puntos porcentuales en la Provincia, al pasar del 9 al 2 por ciento entre 2009 y 2014. Las autoridades del ministerio de Salud atribuyen esta tendencia positiva al incremento de testeos entre las embarazas y a la posibilidad de iniciar un tratamiento para frenar el contagio.

De acuerdo a los últimos datos epidemiológicos del Programa provincial de VIH, la cobertura de testeo entre las embarazadas llega al 80 por ciento. “Esto es producto de las 1.674 campañas realizadas por la cartera sanitaria en los últimos 5 años, en las que casi un centenar de personas por operativo se asesoraron sobre el tema y se realizaron los análisis voluntarios”, explicó el ministro de Salud bonaerense, Alejandro Collia.

Un diagnóstico a tiempo permite iniciar el tratamiento antirretroviral para evitar el contagio del bebé y programar una cesárea sin riesgos. “Que la mamá esté debidamente informada también es muy importante, ya que si bien la transmisión puede evitarse durante el embarazo, en algunos casos se produce en el periodo de lactancia”, señaló la directora del Programa provincial de VIH, Sonia Quiruelas. Y agregó: “Una mujer con VIH no debe amantar a su bebé, ya que la leche materna contiene el virus en alta concentración”.

En rigor, una mujer con VIH que no realiza el tratamiento antirretroviral incrementa hasta un 25 por ciento las posibilidades de transmitir el virus a su bebé en el embarazo, el parto o mediante la lactancia. En cambio, si toma la medicación a diario y sigue las pautas del médico ese riesgo se reduce notablemente.

FERTILIZACIÓN ASISTIDA
El ministerio de Salud provincial otorga la posibilidad, mediante la ley de Fertilización Asistida, de que las personas con VIH que así lo desean, puedan convertirse en padres y madres. Se estima que en territorio bonaerense hay casi 6.000 mujeres en edad fértil que conviven con el virus. No obstante, esta oportunidad también está dirigida a los hombres, mediante un tratamiento conocido como “lavado de semen”, un procedimiento de laboratorio que reduce 10.000 veces el riesgo de contagio.

EL TEST, FUNDAMENTAL
En el marco del Día Mundial de la lucha contra el VIH/SIDA que se conmemora el 1º de diciembre, Collia insistió en la necesidad de que médicos y pacientes “soliciten el análisis para detectar el virus en los chequeos de rutina”.

“No importa la edad, es fundamental que todos los médicos pidan ese testeo con la misma habitualidad que lo hacen, por ejemplo, con respecto a los valores de glucosa o colesterol”, indicó. Agregó que si los profesionales no lo hacen, los pacientes deben saber que pueden solicitarlo.

Quiruelas, explicó que “hacerse un test es de lo más sencillo”, ya que consiste en un simple análisis de sangre, es decir, “es un pinchazo para una extracción común y corriente, e incluso más fácil, porque si solo se va a buscar el VIH ni siquiera hace falta ir al laboratorio en ayunas”.

Ni bien se sospecha de la posibilidad de una transmisión solo hace falta concurrir a uno de los 319 Centros de Testeo Gratuito para VIH, Sífilis y Hepatitis de la Provincia, cuya ubicación puede encontrarse en la página web del ministerio de Salud provincial: www.ms.gba.gov.ar.

“En estos centros de testeo la atención es gratuita y confidencial. Es más: no nos limitamos a hacer el análisis y dar los resultados. Tenemos la logística armada para que la persona que tenga efectivamente VIH, sífilis o hepatitis inicie el tratamiento cuanto antes”, explicó Sonia Quiruelas. No obstante, advirtió que además del inicio temprano, la adherencia y la continuidad son fundamentales para prevenir un avance del virus que derive en la enfermedad del SIDA y en otros cuadros graves.

DIAGNÓSTICO TARDÍO Y PREVALENCIA
Se calcula que unas 110.000 personas conviven con VIH en el país, aunque el 40 por ciento desconoce su diagnóstico. Es más, un 20 por ciento se entera que tiene el virus de manera tardía, es decir, cuando desarrolló alguna enfermedad oportunista, producto del daño que ha sufrido el sistema inmune.

Los datos del Programa de VIH indican que unos 25 mil bonaerenses conviven con el virus al día de hoy. En los hombres es más frecuente, ya que representan el 60 por ciento de los casos. Y si se tiene en cuenta la franja etaria, la gran mayoría de los infectados –el 37,7 por ciento– tiene entre 30 y 39 años. Le siguen las personas de entre 20 y 29 años, con el 27,6 por ciento; las de 40 a 49 representan el 17 por ciento, de 0 a 19, el 9,3 por ciento, de 50 a 59 el 6,4 por ciento, mientras que los mayores de 60 representan el 2 por ciento.

SIN COMENTARIOS