Desde una cárcel bonaerense donaron 200 prepizzas a comedores de La Plata y San Martín

La experiencia se desarrolló en la Unidad 48 San Martín, del Servicio Penitenciario Bonaerense. Los internos maestros pizzeros donaron la producción de 200 prepizzas a comedores de José León Suárez y de la capital provincial

Personas privadas de libertad de una cárcel bonaerense se capacitaron como maestros pizzeros y donaron 200 prepizzas a comedores de San Martín y La Plata.

En el marco de las experiencias solidarias que se desarrollan en las cárceles bonaerenses, personas privadas de libertad que recientemente participaron de un curso de maestro pizzero, prepararon 200 prepizzas y las donaron a comedores comunitarios de las localidades de San Martín y de La Plata.

La iniciativa se desplegó en la Unidad 48 San Martín del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) y forma parte del programa “Más trabajo, menos reincidencia” impulsado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos que promueve la formación en oficios en contexto de encierro y el servicio a la comunidad.

La actividad contó con la participación de 16 internos quienes elaboraron las prepizzas en el taller productivo de panadería de la cárcel y en el curso de maestro pizzero del régimen abierto. Finalmente, la producción fue entregada el miércoles 28 de septiembre al mediodía en el penal.

Una cantidad de cien prepizzas fue destinada al comedor comunitario de la fundación Corazones Abiertos con sede en José León Suárez, partido de San Martín y fue recibida por su directora Amalia Bazán y la colaboradora de la ONG, Gabriela Romero.

En tanto, la otra mitad fue para los comedores Esperanza Nueva, Pan de Vida y Los Pirulines de La Plata, a través de la Directora de Auditoría y Asuntos Internos del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, Paula Nápoli, quien estuvo acompañada por Fabiana De Tomas de Acción Social del Frente Amplio Peronista.

Las partes destacaron la tarea de voluntariado social de quienes se encuentran privados de libertad y agradecieron poder contar con estos alimentos para seguir ayudando a la población más vulnerable.

En el mismo acto, se hizo entrega de los diplomas de finalización del curso de maestro pizzero a los internos que se recibieron.

Esta capacitación tiene como madrina a Nápoli y como instructor al interno Rodrigo C. Con una duración de cinco meses y un cupo para 16 participantes, se dicta los martes de 9 a 11 en el régimen abierto de la Unidad 48. Una cursada finalizó en agosto y ahora comienza un nuevo grupo.

“Entran por curiosidad y después se ponen contentos que saben hacer pizzas y empiezan a compartir a su familia, después ya se animan a pensar en un negocio, de que pueden hacerlo en la casa, que se puede, que no es tan difícil” contó el instructor sobre el proceso del taller y resaltó: “Eso es lo que veo, la reacción, cómo cambian, al tener un oficio en la mano cómo empiezan a cambiar las ideas y a creer que pueden y que pueden salir adelante laburando y no salir a  buscar la plata de otra forma”.

Estuvieron en el evento el Director de Unidad 48, Gastón Collado, el Subdirector de Seguridad, Cristian Biaggini, el Subdirector de Asistencia y Tratamiento, Ezequiel Acosta, el Jefe Regional de Trabajo, Hugo Galipo, el Coordinador de Régimen, Hernán Núñez, el Jefe de Talleres, Jonathan Linares y el Jefe de la Guardia de Seguridad Exterior, Crizólogo Zulaica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.