100 días del equilibrio de Sergio Massa

El ministro de economía de Argentina ha evitado el colapso total ¿Es eso suficiente para cantar victoria?

Los hechos más notables de los primeros 100 días en el cargo del ministro de Economía argentino, Sergio Massa, podrían ser los que no ocurrieron.

La alta inflación no se convirtió en hiperinflación. Las reservas de divisas argentinas no se agotaron por completo. La crisis política no escaló. El país no incumplió el acuerdo con el FMI firmado en marzo de 2022. El grupo central de kirchneristas no abandonó el gobierno en rebelión. Nada de eso era seguro a fines de julio, cuando Massa reemplazó a Silvina Batakis.

Le ha dado a la coalición gobernante Frente de Todos el empujón que necesitaba para llegar a 2023 todavía de pie. No mucho y, sin embargo, mucho.

El ascenso de Massa al Ministerio de Economía fue el resultado de un tira y afloja muy público de meses de duración entre el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner sobre la dirección de la política económica. La solución al estancamiento fue llevar al tercer y más joven socio de su coalición, Massa, a una posición de mayor responsabilidad.

Los dos Fernández acordaron darle a Massa poder sobre la política económica, incluyendo áreas como la energía, la producción industrial, la relación con el FMI y el crédito externo, una cartera más amplia que la de cualquier ministro de Economía desde el primer ministro de Economía de Néstor Kirchner, Roberto Lavagna.

Pero Massa no ha usado su poder para hacer cambios radicales. No optó por un shock redistributivo, como algunos esperaban, ni por un shock de ajuste, como otros temían. En cambio, ha centrado su mensaje en los recursos naturales de Argentina, promocionando su oportunidad de convertirse en una fuente de “energía, proteínas y minerales” para el mundo. Su intento de proyectar autoridad y decisión se ha combinado con un intento de construir una alianza con el sector industrial, con generosas regulaciones pro-industria. En el proceso, ha ganado admiradores en los EE. UU.

Pero también ha demostrado que no tiene reparos en hacer el tipo de intervención económica por la que el kirchnerismo es conocido desde hace mucho tiempo, como un acuerdo con el sector privado para congelar los precios de más de 1.400 bienes, en su mayoría alimentos y otros productos básicos, anunciado en noviembre. En resumen, los primeros meses de Massa los pasó realizando un acto de equilibrio entre izquierda y derecha, intervencionismo y laissez-faire.

¿Qué quiere Massa?

Massa nunca ha sido tímido con respecto a sus ambiciones políticas (se postuló para presidente en 2015 y terminó tercero en la primera ronda). Es difícil imaginar que aceptaría el desafío de conducir la economía argentina si no estuviera pensando al menos en la presidencia.
Por otro lado, como debe hacer cualquier buen político, es bueno esquivando preguntas incómodas. En particular, se ha mostrado reacio a decir si planea postularse para presidente en 2023.

Cualquier camino viable hacia la presidencia depende de dos factores. La primera es Cristina Fernández de Kirchner, quien aún conserva el poder de bloquear o facilitar cualquier nominación.

La segunda es la inflación. A Massa se le puede atribuir el haber evitado que los aumentos de precios alcanzaran niveles de hiperinflación, pero no los ha reducido: la tasa mensual fue del 6,3% en octubre, luego de alcanzar un nivel similar en septiembre. Sus posibilidades presidenciales dependen de ese número más que de cualquier otra cosa. Si lo reduce, incluso en algo así como un 20% anual, tiene una oportunidad; si no, mirará las elecciones del próximo año desde lejos.

Massa no es economista y no habla como tal. Es, ante todo, un político. Sin embargo, y tal vez en contra de la intuición, esto le ha servido bien en estos pocos meses porque los principales problemas del gobierno del Frente de Todos son políticos. El gobierno se ha dividido en dos facciones, ninguna lo suficientemente poderosa como para actuar unilateralmente, pero ambas lo suficientemente poderosas como para bloquear a la otra. El resultado ha sido parálisis e indecisión. Lo que Massa trae a la mesa no es una especie de visión económica radical, sino el poder de tomar decisiones y llevarlas a cabo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.