Aseguran que las campañas contra la pirotecnia ayudaron a disminuir la cantidad de heridos

0
92

Especialistas de distintos centros de salud aseguran que las campañas de concientización sobre la pirotecnia y los pedidos de prohibición de la misma ayudaron a disminuir notablemente el número de heridos durante esta Navidad, y creen que esta baja se mantendrá durante los festejos por el fin de año.

Semanas antes de las Fiestas muchas organizaciones lanzaron peticiones a través de las redes sociales para concientizar a la sociedad acerca del uso de pirotecnia, en muchos casos pidiendo una ley que prohíba la venta de estos productos o simplemente advirtiendo que los estruendos que provocan este tipo de artefactos alteran y asustan a los animales.

“Las campañas de concientización han tenido mucho que ver con la disminución de la cantidad de heridos por pirotecnia, entendemos que mucha gente dejó de comprar estos productos al darse cuenta no sólo de los peligros al manipularlos sino también de los trastornos que generan sus estruendos”, dijo en diálogo con Télam Miriam Miño, jefa de guardia del Hospital del Quemado.

Este año fueron atendidas 71 personas en los distintos centros de salud porteños como consecuencia de lesiones recibidas por la manipulación de pirotecnia o impacto de tapones de bebidas espumantes, cifra sensiblemente menor a los 126 que se registraron el año pasado.

La especialista consideró que hay una “incidencia directa” entre las campañas de concientización y la disminución de heridos y señaló que este año “las redes sociales tuvieron un rol fundamental” en este tipo de campañas.

Asimismo, afirmó que hay que continuar “con este tipo de consejos dado que los medios masivos de comunicación y las redes sociales es lo que más llega a la gente” y que “en los hospitales siempre se hacen campañas pero no es lo mismo”.

Miño remarcó además el apoyo de las autoridades locales y nacionales que también lanzaron campañas en las que “se instaba a no usar pirotecnia como herramientas de festejo”.

“Hay intendencias en donde incluso se prohibió la venta y uso de pirotecnia, una medida que veo ejemplar dado que es lindo ver fuegos artificiales pero en eventos y manejados por gente idónea, de otro modo siempre se corre riesgo”.

En la provincia de Buenos Aires ingresaron 16 personas a los centros de salud bonaerense con este tipo de lesiones, según el Ministerio de Salud provincial.

El titular de esa cartera afirmó que se esta “avanzando en generar mayor conciencia en las fiestas para que la felicidad no termine en tragedia”.

Y agregó: “Esta Navidad podemos celebrar que no tuvimos que lamentar muertes ni heridos graves por pirotecnia”.

Una de las campañas más destacadas en contra del uso de la pirotecnia fue llevada adelante por Marcos Goldschmidt, padre de un nene que tiene autismo y que subió a change.org un pedido de firmas para que se prohíba la pirotecnia.

“Soy Marcos y se acerca la época más horrible para mí y mi familia: las fiestas. Mi hijo, Ezequiel, es autista y se asusta mucho con las explosiones de los fuegos artificiales. No hay lugar de la casa en donde se pueda proteger, porque se escuchan desde todos lados”.

El hombre señala que “las fiestas son fechas de celebración, pero para Ezequiel y nuestra familia son casi una tortura. Te pido que me apoyes para que se prohíba la pirotecnia”.

Y continúa: “Por cada cañita voladora o petardo que se tira, veo a mi hijo con cara de horror, tapándose las orejas y buscando, inútilmente, un lugar donde estar tranquilo. Realmente no lo puedo ver así, y ya probamos todo: tapones auditivos, auriculares. ¡Nada funciona! Cada vez que escucha una explosión su cara de pánico me parte el alma”.

En la página que ya tiene casi 80 mil adhesiones, el hombre colgó un video acerca de cómo percibe el mundo y los sonidos una persona con autismo para concientizar acerca de la problemática de la pirotecnia.

Muchas organizaciones protectoras de animales también suman sus pedidos de prohibición de pirotecnia o difunden a través de las redes sociales los problemas que los estruendos de estos productos generan a los mismos y piden que se evite utilizar la pirotecnia como festejo.

Como consecuencia de las campañas de concientización, de las recomendaciones de las autoridades de salud y también de los controles ante la venta de pirotecnia ilegal se registró una baja en la cantidad de personas afectadas por estos artefactos.

En la Ciudad de Buenos Aires hubo 71 heridos respecto a los 126 que se registraron en 2013, y de las fiestas del 2012, cuando hubo 138 lesionados, del 2011, cuando se reportaron 177, y del 2010, donde hubo 144.

SIN COMENTARIOS