spot_img
InicioSaludEl Hospital Universitario Austral creó la primera unidad especializada en endometriosis de...

El Hospital Universitario Austral creó la primera unidad especializada en endometriosis de Argentina 

La endometriosis afecta a 1 de cada 10 mujeres en edad reproductiva y, además de generar dolor en forma crónica, es una de las principales causas de infertilidad femenina. Aun así, se suele tardar entre 5 y 7 años en diagnosticarla.

Para dar pronta respuesta, el Hospital Universitario Austral creó la primera unidad especializada en endometriosis multidisciplinaria que ofrece un servicio integral para el tratamiento de la enfermedad en el país. 

La endometriosis es una de las principales causas de  infertilidad en las mujeres, además de provocar un intenso dolor crónico, tan fuerte que ciertos países la han declarado una enfermedad incapacitante (Colombia, por ejemplo, muy recientemente). Su incidencia en mujeres en edad reproductiva es altísima: se estima que 1 de cada 10 sufre esta dolencia, y aunque habitualmente se manifiesta entre los 15 y los 49 años, en algunos casos puede persistir -o incluso comenzar- después de la menopausia. Según datos de la Asociación Mundial de Endometriosis, en todo el mundo 176 millones de mujeres padecen endometriosis.

La comunidad médica todavía estudia su alcance y particularidades: queda mucho por conocer sobre la endometriosis que, en promedio, tarda entre cinco y siete años en diagnosticarse, en tanto a menudo se confunden sus síntomas con los habituales del período menstrual femenino. Esta demora conlleva consecuencias físicas y psicológicas, a raíz de  los dolores crónicos, los problemas de fertilidad y la incertidumbre de las mujeres.

Consciente de esta grave problemática, el Hospital Universitario Austral inauguró la primera unidad especializada en endometriosis que ofrece un servicio integral para el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad en el país. Su equipo interdisciplinario de especialistas trabaja en conjunto para dar un diagnóstico preciso y rápido y así simplificar el proceso de atención. De este modo, la Unidad de Endometriosis y Dolor Pelviano Crónico del Hospital Universitario Austral optimiza los tiempos de diagnóstico y, de requerirse, de la cirugía.

Se calcula que más de la mitad de las pacientes que buscan embarazo sufren algún trastorno de endometriosis”, afirma el Dr. Gustavo Rebagliati, jefe de Cirugía Endoscópica Ginecológica del Hospital Universitario Austral y director de la Unidad de Endometriosis. Sobre esta última, explica el doctor: “Nuestro equipo está integrado por ginecólogos, cirujanos ginecológicos, coloproctólogos, kinesiólogos de piso pelviano, imagenólogos, entre otras especialidades. La intención es abordar la enfermedad desde todos los ángulos posibles, en el menor tiempo posible, en un mismo lugar”.

Hay pocas unidades en el mundo que trabajan de este modo: en forma coordinada, todas las especialidades entre sí y en el mismo día”, recalca el Dr. Rebagliati, y añade: “Tratándose de una patología de difícil abordaje, este enfoque integral resulta clave para lograr resultados que mejoren la calidad de vida de las pacientes, sus posibilidades de planificación familiar y su salud integral. Nuestro lema es ‘hacer fácil algo realmente muy complicado’”.

¿Qué es la endometriosis y por qué es importante su control y tratamiento? 

La endometriosis se produce cuando se genera un tejido similar al endometrio (capa mucosa que reviste internamente el útero) que, en lugar de crecer en su interior, se aloja por fuera del útero; por ejemplo, en órganos del abdomen (trompas de falopio, ovarios, peritoneo, ligamentos o en el aparato intestinal). Esto genera dolor y problemas en el correcto funcionamiento del órgano, ya que al no desprenderse como lo haría normalmente durante el ciclo menstrual, el tejido endometrial crece donde no debe y provoca una inflamación dolorosa con fibrosis y retracción.

Se trata de una patología crónica, poco estudiada, que actualmente no tiene cura. Se caracteriza por causar dolores muy agudos en distintas partes del cuerpo, principalmente en la pelvis, durante la menstruación, durante las relaciones sexuales o, incluso, al ir al baño. Además, genera intensos sangrados durante la menstruación, causa dolor pélvico crónico, distensión abdominal, náuseas y fatiga. Asimismo afecta la calidad de vida de muchísimas mujeres, que terminan por acomodar su rutina para convivir con los dolores intensos e inesperados, la ansiedad y el cansancio. También aumenta el riesgo de infertilidad.

En primera persona: historias de pacientes con endometriosis

Patricia Simionato (38 años): “Gracias al Hospital Universitario Austral, pude ser mamá”

“El doctor Gustavo Rebagliati una vez me dijo: ‘Sufrir no es normal’, palabras que he hecho propias y que repito a todas las mujeres de mi círculo que padecen dolores crónicos. Si no la detectás a tiempo o caés en manos inexpertas, la endometriosis pone en juego no solo tu calidad de vida: es además una de las principales causas de infertilidad en mujeres. Y la gran mayoría no lo sabe, lo desconoce, algo que también incluye a médicos ginecólogos, aunque resulte difícil de creer. Por eso, la importancia de consultar a profesionales que saben del tema y tienen experiencia es crucial: no hay retorno para una operación mal hecha, para un caso mal tratado.

Antes de descubrir que tenía endometriosis, viví durante años con dolores y malestares. Mi entorno me decía que era genético, que no había nada por hacer. Yo misma lo normalicé, y lograba atravesarlos mes a mes con medicación. Pero cuando decidí ser mamá, los dolores se tornaron realmente insoportables. En esos días, no podía ni caminar ni manejar ni seguir con mi vida cotidiana. 

Entonces recurrí a mi ginecóloga, que me realizó una serie de estudios. Viendo que todo ‘estaba bien’, me derivó a un gastroenterólogo, y así comencé a ir de médico en médico, con distintos especialistas que no lograban dar con el diagnóstico correcto, me indicaban diferentes drogas, sin que hubiese mejoría alguna. Por el contrario: el cuadro se intensificaba cada vez más.

Realicé entonces una consulta con un ginecólogo del Hospital Universitario Austral, que me derivó a Gustavo Rebagliati, especialista en endometriosis. El día 1, el Dr. me hizo un chequeo y pudo determinar qué me pasaba; tenía, ¡por fin!, un diagnóstico. Preocupado por el tiempo transcurrido, Rebagliati rápidamente programó mis cirugías, que fueron dos porque ya tenía afectados los intestinos.

En el Hospital Universitario Austral, todo el equipo estuvo atento y preocupado en todo momento por mi bienestar, porque no sintiera dolor, porque no tuviera dudas, por no dejar ningún aspecto librado al azar.  Me sentí no solo bien atendida sino también cuidada y de alguna manera ‘salvada’. Me explicaron cada detalle de lo que tenía por delante, me dieron seguridad y no permitieron que continuara sufriendo.

Mi calidad de vida no solo mejoró un 100 % sino que, además, como siempre digo, les debo tanto al Hospital Universitario Austral como al doctor Rebagliati haber tenido a mi hijo. Porque, a pesar de las cirugías, pude rápidamente ser mamá.

Mi tratamiento actualmente es con medicación y un control de rutina anual, donde además me realizan ecografías especiales con profesionales muy preparados para detectar posibles nuevos focos”.

Lucrecia Ford (31 años): “Lo que más agradezco al Hospital Universitario Austral es haber sido escuchada”

“Desde que empecé a menstruar, siempre tuve muchísimos síntomas, sobre todo dolor generalizado en la zona pélvica e intestinos, como así también migrañas, hemorragias, distensión abdominal y fatiga. Todo esto me inhabilitaba a realizar mis tareas cotidianas ya que el dolor era tal que, en oportunidades, me desmayaba en el colegio, en gimnasia, en los colectivos, en el trabajo y en la universidad. Ningún analgésico calmaba el dolor. Hoy, habiendo atravesado un parto, puedo decir que, mes a mes, durante el período sufría esa intensidad de dolor que nunca había podido comparar con nada. Sin embargo, después del diagnóstico y tratamiento, hoy mi vida dio un vuelco de 180 grados. Si bien hay días más difíciles, la mejoría es notoria en todas las áreas de mi cotidianidad.

Durante mi adolescencia y juventud viví en otras ciudades. Había consultado a diferentes ginecólogos en distintas clínicas e institutos, pero nunca pudieron darme una explicación de la sintomatología. Siempre me indicaban anticonceptivos combinados como tratamiento, lo cual solo empeoraba los síntomas. A veces me derivaban al gastroenterólogo, pero tampoco llegaba a un diagnóstico.

A mis 25 años, cuando me mudé a Luján, consulté a un ginecólogo de los consultorios externos del Hospital Universitario Austral de la zona, que me indicó chequeos de rutina y, por primera vez, en una ecografía se detectó un endometrioma, el cual sugirió operar mediante laparoscopia. Dicho de otro modo: aunque mis síntomas comenzaron a los 12 años, después de ver a pediatras, clínicos, ginecólogos y gastroenterólogos, recién a los 25, en el Austral, lograron ponerle nombre y apellido a mi enfermedad. Fueron muchos años de desesperación sin poder llevar una vida normal y frustrada por no tener respuestas.

Al año siguiente, este doctor me indicó ver al doctor Gustavo Rebagliati porque, a pesar del procedimiento quirúrgico y el tratamiento hormonal, los síntomas persistían. Una vez derivada, Rebagliati sugirió hacerme estudios que arrojaron resultados normales, pero como yo seguía con dolor decidió intervenirme por segunda vez, indicando una cirugía interdisciplinaria con el médico coloproctólogo de la Unidad, el doctor Diego Vali. 

Yo estaba temerosa de hacer perder tiempo y recursos a los profesionales, porque en los estudios no se encontraba nada. Sin embargo, el doctor estaba en lo cierto con su criterio, ya que se encontraron nódulos que hacían que el intestino estuviera adherido al útero y, además, había otras adherencias en varios órganos más como la vejiga y los ovarios.

A pesar de haber requerido resección intestinal, la recuperación fue excelente y muy llevadera. Además, en el mismo procedimiento el doctor evaluó la permeabilidad de mis trompas, ya que le había manifestado mi deseo de ser madre. A partir de esa cirugía mi vida cambió, y siguiendo la recomendación de tratamiento como el cambio de hábitos de implementar ejercicio, mejorar la alimentación y realizar terapia hormonal, pude tener mucha energía y aprendí lo que es vivir sin dolor y a manejarlo atacándolo desde muchas variables.

También logré ser madre de Luisa que hoy tiene dos años y medio, pudiendo cursar un embarazo normal y saludable. Tuve una búsqueda de embarazo que fue óptima gracias a la cirugía; realmente no sé si se hubiera logrado sin ese recorrido ya que tenía todos los órganos comprometidos con adherencias y quistes, lo que muchas veces lleva a la infertilidad.

Les recomendaría a todas las mujeres que tienen dolor en el período y no pueden realizar su rutina por el malestar tan acentuado, que consulten a especialistas. En lo personal,lo que más me gustó del Hospital Universitario Austral fue el abordaje interdisciplinario y sentirme escuchada después de tantos años e intentos por descubrir la causa de mis síntomas”.

Acerca del Hospital Universitario Austral

El Hospital Universitario Austral es una entidad sin fines de lucro dedicada a la asistencia, la docencia y la investigación biomédica. Es un hospital general de agudos y alta complejidad, que cuenta con una infraestructura técnica de última generación y un equipo de destacados profesionales que se empeñan en buscar la más alta calidad y seguridad en los cuidados de salud, situando las necesidades del paciente y su familia en el centro de su compromiso. Además de su sede central en Pilar, uno de los centros referentes de la región para procedimientos complejos como trasplantes, cuenta con cinco consultorios externos (Pase Champagnat, Officia, Luján, Escobar y San Miguel). Ha sido el primer hospital argentino en ser acreditado por la Joint Commission International, la entidad certificadora de calidad y seguridad del paciente más prestigiosa del mundo. Es miembro fundador de la Alianza Latinoamericana de Instituciones de Salud.

Más información en: www.hospitalaustral.edu.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

spot_img
spot_img

Más populares