jueves 23,mayo 2024
8.4 C
Buenos Aires
spot_img
InicioSaludCáncer de mama: crecen las posibilidades de reducir la carga de tratamientos...

Cáncer de mama: crecen las posibilidades de reducir la carga de tratamientos sin afectar su resultado

Es una tendencia mundial y se da para casos específicos, como por ejemplo tumores biológicamente favorables y en estadios iniciales. Las novedades fueron presentadas en un simposio organizado por la Sociedad Argentina de Mastología y la Asociación Argentina de Oncología Clínica.

Los avances en la medicina oncológica apuntan hoy a la personalización, impulsando terapias dirigidas que se adaptan a las características particulares de cada caso. En este camino, nuevas investigaciones internacionales vinculadas al cáncer de mama están brindando evidencias que permiten detectar pacientes que podrían verse beneficiadas con un desescalamiento de los tratamientos. Es decir, esquemas que tengan una menor carga sin afectar su potencial resultado.

Esta tendencia fue uno de los ejes centrales que se abordaron en el Simposio Multidisciplinario sobre Cáncer de Mama, que se realizó a mediados de abril en Puerto Madero, con la participación de más de 500 especialistas y la organización de la Sociedad Argentina de Mastología (SAM) y la Asociación Argentina de Oncología Clínica (AAOC). En el encuentro se expusieron y debatieron las principales investigaciones presentadas en diciembre en el San Antonio Breast Cancer Symposium, que se llevó a cabo en la ciudad de San Antonio, Texas, Estados Unidos.

La posibilidad de desescalar los tratamientos convencionales está prevista principalmente para pacientes que presentan axila clínicamente negativa. Hasta ahora era necesario conocer el estado de los ganglios axilares en el cáncer de mama invasivo. La biopsia del ganglio centinela fue la oportunidad para abandonar la exploración de todos los ganglios, cuando estos no están afectados. Luego diversos estudios demostraron que con uno o dos ganglios positivos, los tratamientos que se utilizarían después (quimioterapia, hormonoterapia y radioterapia), serían suficientes para completar el tratamiento y no cambiarían la sobrevida libre de enfermedad al compararlos con la realización de una resección completa.

Ahora la novedad es que los últimos estudios, como el Sound hecho en Italia, muestran resultados similares aún cuando no se realiza la biopsia de ganglio centinela en axilas clínica e imagenológicamente negativas.  En este ensayo se incluyó a más de 1.400 pacientes con cáncer de mama con ganglios pequeños negativos, que no se sometieron a cirugía axilar. El resultado fue una supervivencia libre de enfermedad a distancia a 5 años no inferior en comparación con aquellas que se sometieron a una biopsia del ganglio centinela.

Otra situación destacada en las recientes investigaciones internacionales es que luego de realizar quimioterapia primaria (conocida como neoadyuvante) en pacientes triple negativas o pacientes solo con expresión del oncogen Her 2 Neu que tengan células aisladas en los ganglios centinelas post quimioterapia, no sería necesario completar el vaciamiento axilar. Por otro lado también se intentan reducir los tratamientos con quimioterapia y radioterapia. En pacientes con tumores triples negativos (receptores hormonales y Her 2 Neu negativos) y en tumores menores a los 5 milímetros, no sería necesaria la quimioterapia adyuvante. En los de entre 5 milímetros y un centímetro, se recomienda evitarla solo en casos seleccionados con buenos factores pronósticos. En tumores de entre 1 y 2 centímetros, en cambio, siempre se aconseja el tratamiento sistémico.

Tratamientos adaptados al riesgo

El cáncer de mama es desde hace tiempo el tumor de mayor impacto en la población de la Argentina con más de 22 mil nuevas detecciones anuales, casi su totalidad en mujeres. “La tendencia actual es realizar tratamientos más conservadores. Con los diferentes protocolos, se fue abandonando la resección completa de los ganglios axilares ya que la biopsia de ganglio centinela fue predictor del estado axilar. Hoy también se apunta a evitar la biopsia de ese ganglio cuando ecográficamente no tiene sospecha de malignidad o tiene punción negativa”, resume Luciano Cassab (MN 79867), quien hasta este jueves 25 de abril presidió la Sociedad Argentina de Mastología, y fue sucedido por el doctor Francisco Terrier (MP 111140).

El experto, que es jefe de la sección Mastología del Hospital Prof. Dr. César Milstein (ex Htal. Francés), destaca que “cada vez es mayor la evidencia de que cirugías más conservadoras tienen iguales resultados en términos de sobrevida libre de enfermedad y sobrevida global. Además tienen un fuerte impacto en la disminución de la morbilidad post operatoria, reestableciéndose rápidamente a sus tareas habituales”.

Si bien se suele hablar coloquialmente de “tratamiento en menos” para englobar las nuevas tendencias en oncología, el doctor Terrier destaca que en los últimos tiempos se ha redefinido como tratamiento adaptado al riesgo. “Esta nueva definición aporta más precisión, dado que en la mayoría de los casos se puede desescalar la agresividad de las terapias, sobre todo las quirúrgicas. Sin embargo tenemos también el grupo de pacientes en los que con una mejor definición del riesgo propio se procede a la inversa y se ’escala’ el tratamiento una vez identificado el mayor riesgo de esos casos y su necesidad de ‘aumentar’ lo intenso de los tratamientos en sus diferentes ramas, en general no quirúrgicos, pero sin llegar al sobretratamiento, plantea el especialista de la Clínica Breast y el Hospital Italiano de La Plata.

“El objetivo final de todo tratamiento es modificar y aumentar los porcentajes de curación de las pacientes. Si bien hay distintos parámetros para medirlo en el aspecto científico (sobrevida, tiempo libre de enfermedad, etc), siempre se está detrás de ese objetivo. Pero cada vez más se considera la calidad de vida del paciente. No se trata solo de modificar estadísticas y porcentajes, si no que se valora el transitar del paciente a lo largo de esos tratamientos”, remarca.

“La conclusión es que en pacientes perfectamente seleccionadas, estadios iniciales, con tumores biológicamente favorables y principalmente en pacientes postmenopáusicas, el tratamiento en menos es factible”, resume del doctor Terrier.

El avance de la inmunoterapia

En el Simposio Multidisciplinario sobre Cáncer de Mama también se destacó que los esquemas convencionales con quimioterapia comienzan a ser reemplazados por otros con dosis más bajas y tiempos más cortos. De esta forma, la inmunoterapia avanza acompañando o reemplazando las drogas tradicionales.

“Las respuestas que se están logrando con los tratamientos de inmunoterapia son sorprendentes. Si bien todavía no hay tratamientos que se basen exclusivamente en estas drogas, se está transitando una etapa en la que la inmunoterapia se administra en conjunto con fármacos del tipo de la quimioterapia, pero la sinergia entre los dos tratamientos está permitiendo reducir el contenido de quimioterapia de algunos casos”, dice Terrier.

Por otra parte, destaca el flamante presidente de la Sociedad Argentina de Mastología, la utilización de estas inmunoterapias -que inicialmente se aplicaron sólo para algunos tipos específicos de cáncer de mama- hoy está ganando terreno en otros tipos de tumores mamarios para los que hasta hace poco tiempo no se los consideraba.

El doctor Cassab, por su parte, subraya que “si bien la quimioterapia actúa sobre la cinética celular, interviniendo directamente sobre el ciclo celular, la inmunoterapia trabaja sobre la inmunidad del paciente, fortaleciendo sus ‘defensas’, para que actúe sobre un tumor que crece multiplicándose, afectando el control ordenado que tienen las celulas del organismo. Otro beneficio es que en la mayoria de las pacientes no se tiene la toxicidad que conllevan los tratamientos con quimioterapia”.

 

El tratamiento durante el embarazo

Una mención especial durante el simposio organizado por la SAM y la AAOC tuvieron las pacientes jóvenes con mutaciones genéticas BRCA positivas. En estos casos el asesoramiento en oncofertilidad es fundamental –para que puedan planificar su maternidad en un futuro, en caso de que así lo deseen- y las investigaciones presentadas concluyeron que después de un tratamiento y seguimiento adecuado, es seguro el embarazo en estas pacientes.

“Siempre se consideró un factor de riesgo el embarazo posterior al tratamiento del cáncer de mama, tanto desde la visión de las pacientes como desde la comunidad médica. Este concepto permaneció muy afianzado a lo largo de los años, aunque sin demostraciones claras. Recientemente se han publicado trabajos de investigación que están revirtiendo ese criterio. Si bien no es de aplicación indiscriminada, permiten que se enfoque el tema con una visión diferente, sostiene el doctor Terrier.

El doctor Luciano Cassab agrega que no hay un plazo predeterminado entre la finalización del tratamiento y la búsqueda de un embarazo, aunque sí hay algunas pautas generales que pueden servir de parámetro. “Las recurrencias suelen ocurrir dentro de los tres primeros años. Por eso, de programar un embarazo, ese sería el tiempo a considerar. Lo que sí sabemos es que el embarazo en sí, no empeora el curso natural de la enfermedad, concluye.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

spot_img
spot_img
spot_img

Más populares