Cáncer infantil: Con un diagnóstico temprano, 8 de cada 10 niños logran curarse

0
163

El 60 por ciento de los chicos que enferman tienen menos de seis años. El ministerio de Salud de la Provincia capacita a médicos para detectar síntomas a tiempo y duplicar las chances de cura. ¿Cómo hablar con un niño de la enfermedad?.

En Argentina se diagnostican unos 1.400 nuevos casos de cáncer infantil al año, 600 de los cuales, se estima, se dan en territorio bonaerense. Y como las posibilidades de cura ascienden al 80 por ciento si se detecta oportunamente, el ministerio de Salud de la Provincia capacita a médicos y profesionales sanitarios para llegar a los síntomas a tiempo.

“Realizar capacitaciones destinadas a los profesionales de la salud de los hospitales públicos, permite poder sospechar el diagnóstico de cáncer, para así detectarlo cuanto antes y empezar a tratarlo desde su inicio, hecho que posibilita que más del 80 por ciento de los niños que enferman puedan curarse”, explicó el ministro de Salud, Alejandro Collia.

En tanto, en 2012 el gobierno de la Provincia creó el primer Registro de Cáncer de su historia, con el objetivo de cargar los datos de los pacientes con tumores, generar estadísticas epidemiológicas confiables, establecer prevalencias por tipo de cáncer, edad y región, y generar políticas de salud acordes a esos datos. Así como también para llevar adelante las capacitaciones a los profesionales de la salud para la detección temprana de la enfermedad, sobre todo en niños, cuando es más difícil de diagnosticar.

En ese marco, el Instituto Provincial del Cáncer (IPC) convoca a una nueva jornada de “Diagnóstico Temprano del Cáncer Infantil”, que se realizará el miércoles 25 de este mes a las 9 en el Círculo Médico de la localidad bonaerense de Lomas de Zamora, ubicado en Colombres 420. Y que tendrá como principal disertante al referente provincial de cáncer infantil y jefe del servicio de Oncología del hospital de Niños Sor María Ludovica de La Plata, Daniel Pollono. Mientras que integrantes de la Fundación Flexer, de ayuda a las familias y a los niños con la enfermedad expondrán sobre contención del paciente y su familia.

La titular del Instituto provincial del Cáncer y coordinadora de la jornada de capacitación, Alejandra Fontao, señaló que si bien el cáncer es la segunda causa de muerte entre niños de 4 y 14 años, luego de los accidentes, “la revisación pediátrica completa y el seguimiento de los controles de los nenes y nenas cada 6 meses, son claves para detectar posibles síntomas y llegar a tiempo”.

En tanto, Pollono explicó que cuando los chicos comienzan el tratamiento con la enfermedad más avanzada las posibilidades de cura se reducen casi a la mitad. “Con la detección temprana las chances de curación son de entre el 80 y el 85 por ciento, mientras que con un diagnóstico tardío se reducen al 40 o 50 por ciento”, explicó.

SÍNTOMAS

El problema que se presenta es que los síntomas no son tan específicos y pueden coincidir con los de otras enfermedades. No obstante, la persistencia o la combinación de algunos de estos signos como “fiebre prolongada, palidez, decaimiento, baja de peso, cefalea, vómitos o ganglios inflamados en el cuello debe poner siempre bajo sospecha a la enfermedad en padres y pediatras”, enfatizó Pollono.

Según el especialista, quien además es el jefe del servicio de Oncología del hospital Ludovica, “el 60 por ciento de los tumores se desarrollan en niños menores de 6 años”, por lo que los controles en la primera infancia son centrales para llegar rápido a la enfermedad.

El Hospital de Niños de La Plata es un centro público de alta complejidad que presta asistencia especializada en oncología pediátrica en la Provincia, y recibe un promedio de 6 consultas diarias. Asimismo, según especificó Pollono, el 85 por ciento de los chicos que son atendidos allí logra curarse.

MÁS FRECUENTES

De acuerdo a datos del Ministerio de Salud de la Nación, los cánceres pediátricos diagnosticados con mayor frecuencia en Argentina son, en primer lugar, leucemia, que representa el 37 por ciento de los casos, seguido por los tumores del sistema nervioso central (19 por ciento) y en tercer lugar por los linfomas (13 por ciento).

La leucemia se presenta con mayor frecuencia en niños de entre 3 y 5 años y las chances de curación también son muy alentadoras. Mientras que los linfomas -se llaman así porque afectan al sistema linfático- comienzan a verse, sobre todo, después de los 10 años.

¿CÓMO HABLAR DE CÁNCER?

Cómo comunicar la enfermedad a un niño con cáncer es un hecho delicado, pero que ya ha sido abordado por especialistas en psicooncología infantil de todo el mundo.

El año pasado la Fundación Flexer –organización argentina de ayuda al niño con cáncer- elaboró un manual con el fin de guiar a los padres para que la charla sobre la enfermedad se dé con naturalidad y sin asustar al niño.
Para los nenes y nenas de 2 a 7 años, desde la Fundación recomiendan decir desde el principio que él no hizo nada para tener la enfermedad. Y que el tratamiento a seguir no es un castigo por algo que hizo mal. Los niños de esa edad entienden lo que es el bien y el mal. Por eso, una estrategia que sugieren los especialistas puede ser explicarle el cáncer como si se tratara de “una guerra entre células buenas y células malas”.

En tanto, a partir de los 7 años y hasta los 12, los chicos están en edad escolar, tienen amigos y vínculos propios, y además son capaces de cooperar con el tratamiento. Una explicación más detallada de su enfermedad es posible, pero aún debe incluir ejemplos de situaciones que les sean familiares. Mientras que en el caso de los adolescentes, es necesario hacerles comprender la importancia de su colaboración con lo indicado por el médico.

SIN COMENTARIOS