Un total de 60 chicos bonaerenses pudieron recuperar la audición en los últimos tres años

0
115

La mayoría, gracias al Programa Nacional de Detección Precoz de la Hipoacusia. Entre uno y tres niños de cada mil nacen con problemas de audición severos a nivel mundial. La intervención a tiempo es central para el desarrollo del lenguaje y el aprendizaje.

Un total de 60 niños bonaerenses lograron escuchar por primera vez gracias al Programa Nacional de Detección Precoz y Atención de la Hipoacusia, que promueve la realización de implantes cocleares a chicos sin ningún tipo de cobertura social, así como también garantiza el tratamiento que les permite un correcto desarrollo del lenguaje.

A raíz del Día Mundial del Implante Coclear, el ministro de Salud, Alejandro Collia, sostuvo que estas intervenciones “actualmente se realizan de manera gratuita en los hospitales públicos de la Provincia gracias a una política sanitaria inclusiva que lleva adelante el gobernador Daniel Scioli.

Y agregó que “un implante de estas características puede costar miles de pesos en el ámbito privado, así que realmente es una enorme satisfacción que los chicos de las familias humildes puedan volver a escuchar y tengan las mismas oportunidades que los demás”.

Concretamente, los implantes cocleares se realizaron en seis hospitales de referencia de la Provincia: 35 en el “Eva Perón” de San Martín, 8 en el de Niños “Sor María Ludovica”, 5 en el Tetamanti de Mar del Plata, 6 en “El Cruce” de Florencio Varela, 4 en el “Lucio Meléndez” de Adrogué y uno en el “Ricardo Gutiérrez” de la capital provincial.

En tanto, los especialistas del ministerio de Salud insistieron en la importancia de realizar siempre un estudio denominado screening auditivo, que debe efectuarse en el recién nacido para la identificación temprana de posibles dificultades auditivas. Es que muchas veces, los chicos recién son diagnosticados cuando empiezan el jardín o la escuela primaria.

Cabe señalar que el Día Internacional del Implante Coclear conmemora que el 25 de febrero de 1957 se implantó una primera versión de este dispositivo en Francia, logrando que el paciente fuera capaz de percibir el ritmo del lenguaje. En tanto, hoy el implante consta de dos partes: un procesador de audio externo que capta los sonidos, situado detrás de la oreja; y un implante interno, que se coloca debajo de la piel mediante una cirugía.

“Una correcta audición es fundamental para acceder a la comunicación, al aprendizaje y a la inserción social”, señaló Collia. “El objetivo mayor es siempre garantizar desde el Estado una buena calidad de vida desde la infancia”.

LOS CASOS DE JULIÁN Y DALILA

Julián, de dos años, perdió la audición de su oído izquierdo como consecuencia de una toxoplasmosis congénita, y fue el último en recibir un implante coclear tras ser intervenido el mes pasado en el hospital “El Cruce” de Florencio Varela. El nene ingresó a la Unidad de Diagnóstico y Tratamiento de Fonoaudiología del hospital provincial Mi Pueblo, de Florencio Varela, donde detectaron la patología y procedieron a operarlo con éxito.

En tanto, la historia de Dalila también tiene final feliz: desde su nacimiento hasta que cumplió 3 años, no conocía los sonidos por sufrir una sordera total en ambos oídos. Pero sus papás lo advirtieron recién cuando nació Facundo, su hermanito. El año pasado. la pequeña recibió un implante coclear en otro hospital provincial el “Lucio Meléndez”, en Adrogué, que le cambió la vida.

Estas dos historias, entre muchas más, fueron posibles gracias a que en 2011 el Gobierno Nacional estableció el derecho de todo recién nacido a que se estudie tempranamente su capacidad auditiva y, de ser necesario, se le brinde tratamiento en forma oportuna. A partir de la reglamentación de la Ley de Hipoacusia (25.415), el Estado garantiza la detección temprana y el tratamiento adecuado de la hipoacusia infantil con el fin de promover el desarrollo del lenguaje y la integración social en los niños que la sufren.

SIN COMENTARIOS