Padres atentos: más de 280 mil chicos de 6 años deben tener 3 vacunas al día

0
149

La Provincia busca un mayor control sanitario sobre la infancia. Para los más chiquitos este año la inmunización comienza con la vacuna contra el rotavirus. A los 11 deben iniciar o completar el esquema de otras 4 vacunas, incluida para las nenas la que previene el cáncer de cuello uterino. Y a los 16, la doble bacteriana.

Volver a clases no sólo significa reencontrarse con amigos y retomar la rutina del hogar, también puede ser una buena oportunidad para revisar el Calendario de Vacunación Nacional y verificar que los chicos tengan todas las inmunizaciones al día. Es que las vacunas en edad escolar son centrales para prevenir diversas enfermedades y evitar su circulación entre la población infantil.

“Hoy podemos afirmar que tenemos uno de los calendarios de vacunación más completos de todo el mundo, ya que en la última década se incorporaron 13 nuevas vacunas”, señaló el gobernador Daniel Scioli.

Por su parte, el ministro de Salud, Alejandro Collia, instó a “prestar especial atención” en el control sanitario antes del comienzo de las clases, ya que “al ingresar a la escuela y al estar en contacto con diversas personas, los chicos se encuentran más expuestos a diferentes riesgos para la salud”.

Cabe señalar que en los últimos 6 años se aplicaron un total de 68.320.500 dosis de vacunas en forma gratuita, en los más de 1.700 centros vacunatorios de la Provincia, así como también en jornadas sanitarias y bajo la modalidad de casa por casa.
“No tener las vacunas al día, pone en riesgo no sólo la salud del niño, sino también de la familia y de la comunidad en general, ya que las inmunizaciones contribuyen a disminuir la circulación de virus y enfermedades”, explicó el director de Atención Primaria de la Salud, Luis Crovetto.

EN EDAD ESCOLAR

Para tener un mayor control sanitario sobre la infancia, desde la cartera sanitaria recordaron que más de 280 mil nenes y nenas de entre 5 y 6 años que comienzan la escuela primaria en la Provincia de Buenos Aires, deberán recibir 3 vacunas: la Sabin contra la poliomielitis; el refuerzo de la Triple Viral, que ejerce efecto protector contra el sarampión, la rubéola y las paperas, y la Triple Bacteriana, que previene la difteria, el tétanos y la tos convulsa.

Si bien gracias a las campañas de vacunación contra el sarampión, no se registran muertes en el país por esa enfermedad desde 1998 y no hay casos autóctonos desde 2000, Crovetto pidió revisar “especialmente” que los chicos tengan esa inmunización porque en este momento, existe alta circulación del virus en Brasil y Estados Unidos, y siempre existe riesgo de reingreso.
Es que el sarampión se contagia fácilmente por vía respiratoria y la mayoría de las veces afecta a menores de 5 años. Se manifiesta con sarpullido, fiebre, conjuntivitis, congestión y tos. Es letal entre el 3 y 6 por ciento de los casos, y en sus formas más graves puede causar neumonía, convulsiones, ceguera y retraso mental.

A LOS 11 AÑOS

Mientras que a los 11 años, cuando los chicos cursan entre quinto y sexto año de la escuela primaria, tienen que aplicarse una única dosis de la Triple Bacteriana Acelular que protege contra la difteria, el tétanos y la tos convulsa. Deben iniciar o completar el esquema de la vacuna contra la Hepatitis B; y también tienen que iniciar o completar el esquema de la Triple Viral.
Asimismo, para las nenas de 11 años, debe aplicarse la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH), que previene el desarrollo del cáncer de cuello uterino. Desde que fue incorporada al Calendario en 2011 hasta la actualidad, en la Provincia se aplicaron un total de 1.013.645 dosis de esta inmunización.

A LOS 16 AÑOS

A los 16 años, cuando los chicos están en el colegio secundario, es obligatorio que se apliquen la Doble Bacteriana. Esta inmunización protege contra la difteria y el tétanos, y deberá reforzarse siempre cada 10 años.

El uso generalizado de la vacuna contra la difteria permitió que no se detecten casos Argentina desde el año 2006.

La enfermedad es causada por una toxina producida por una bacteria, que se propaga fácilmente a través de los estornudos y la tos. Mientras que el tétanos, es una infección grave causada por una toxina generada por una bacteria presente en el suelo. Y si bien no se transmite de persona a persona se puede contagiar por heridas, punciones sucias o quemaduras.

SIN COMENTARIOS