Fútbol en las escuelas deportivas en San Isidro

0
179

Chicos, adolescentes y adultos realizan ejercicios y partidos en los campos de deportes. El intendente Gustavo Posse visitó el inicio de las actividades en el predio deportivo Nº 4 (Córdoba 2045, Martínez).

Los seis campos municipales de San Isidro iniciaron las actividades de las escuelas deportivas, que funcionan a lo largo del año. Una de las más destacadas es la de fútbol, que convoca una gran cantidad de niños, adolescentes y adultos. El intendente Gustavo Posse asistió, ayer a la tarde, al comienzo de las clases de en el Campo Nº 4 (Córdoba 2045, Martínez).

“Este año cubrimos todas las localidades con el nuevo Campo Nº 3 de Boulogne, en el ex predio Arenaza. Siempre recorro el comienzo de las actividades porque para los sanisidrenses el deporte es fundamental. Los campos están en excelentes condiciones. Estoy muy contento de ver cómo chicos y padres disfrutan de las propuestas”, afirmó Posse.

El subsecretario de Deportes, Mario Scuderi, explicó que hace muchos años se busca mejorar la calidad de vida, inclusión, sociabilización e igualdad de oportunidades de todos los vecinos. Además agregó que el Partido “cuenta con predios de primer nivel”.

Ejercicios de pase, conducción, dribling, cabeza, táctica y partidos son algunas de las actividades de fútbol que los niños y adolescentes disfrutan de realizar en los seis campos municipales de deportes. Siempre supervisados por profesores.

“Hacemos una actividad formativa y no vinculada a la competencia. Buscamos que los alumnos incorporen el respeto a las pautas, comportamiento en el campo y con los compañeros; que conozcan el juego; que se integren a un nuevo grupo de amigos; que trabajen con chicos de distintas edades; y, fundamentalmente, que la pasen bien y se diviertan de manera segura”, resaltó Sergio Dal Armelina, profesor de la escuela municipal de fútbol del Campo Nº 4.

Las clases, que cuentan con un promedio de 30 alumnos, están divididas en dos turnos: uno en donde entrenan los más chiquitos y otro para los más grandes. Las edades oscilan entre los 7 y 14 años. Todos comienzan con una entrada en calor y luego realizan juegos recreativos para incorporar técnicas del manejo de la pelota. Después se organizan partidos.

“Lo que más me gusta de venir a las clases es que me divierto con mis amigos”, contó Nicolás Correa, de 10 años. A su lado, Agustín Goldental dijo que viene desde hace tres años porque se entretiene y aprende. También resaltó que “le encanta tirar tiros libres”.

Sebastián Carrusca, de 8 años, sostuvo que “es muy bueno haciendo ejercicios y que siempre espera a poder jugar partidos con chicos de otros campos”.

“Es la primera vez que traigo a mis hijos – Nicolás y Alejandro – y está bueno porque esto va a permitir que sociabilicen con otros niños, que no anden en la calle y crezcan viendo algo que es muy sano”, concluyó Juan Gabriel Brown, de Villa Adelina.

 

SIN COMENTARIOS