¡Afuera el cigarrillo!

0
201

El humo de tabaco no sólo es dañino para el fumador sino también para todos aquellos que lo rodean, principalmente los niños pequeños. Todos los que conviven con alguien que fuma se exponen a las 7.000 sustancias tóxicas y casi 70 cancerígenas que contiene el humo del tabaco.

La exposición al humo de tabaco en el ambiente es particularmente dañina en los niños debido a que respiran más rápido que los adultos y por lo tanto aspiran más productos químicos nocivos.

Los niños expuestos al humo en sus hogares tienen mayor riesgo de:

  • Tos crónica.
  • Disminución de la capacidad de sus pulmones.
  • Más episodios de asma, bronquitis, neumonía y otitis.
  • Internaciones por problemas respiratorios.
  • Ausentismo escolar (faltan seis veces más a la escuela que los hijos de no fumadores y van al médico con más frecuencia).
  • Cáncer de pulmón en la adultez.

También aumenta el riesgo de padecer el síndrome de muerte súbita del lactante que ya está de por sí aumentado si la madre fuma durante el embarazo.

A pesar de abrir las ventanas, el humo de un cigarrillo puede permanecer hasta 2 semanas en un ambiente cerrado donde se ha fumado. ¡Al ventilar se va el olor pero quedan las sustancias tóxicas!

Si necesitás ayuda para dejar de fumar, podés comunicarte gratis desde todo el país al: 0800-999-3040 opción 1

SIN COMENTARIOS