Argentina va por la clasificación ante Jamaica sin Agüero y con Messi

0
179

>El seleccionado argentino de fútbol irá hoy por la clasificación a los cuartos de final de la Copa América y el primer lugar en el grupo B, desde las 18.30, en el estadio El Sausalito, de Viña del Mar, sin la presencia del goleador del equipo en este certamen, Sergio Agüero, y el mojón que marcará en la carrera del capitán Lionel Messi su centésimo partido con la camiseta albiceleste.

El encuentro será arbitrado por el chileno Julio Bascuñán y contará con la televisación para Argentina de la TV Pública y DeporTV.

Los dirigidos por Gerardo Martino cuentan con cuatro unidades en su haber cosechadas en el empate 2-2 ante Paraguay y el 1-0 sobre Uruguay, mientras que los jamaiquinos, si bien tuvieron dignas presentaciones en este debut en Copa América, no suman unidades a raíz de las sucesivas caídas por 1 a 0 ante los del “Maestro” Oscar Tabárez y los de Ramón Díaz.

Argentina necesita de una victoria por un amplio marcador en caso de que Paraguay (4 puntos) se imponga previamente a Uruguay, que cuenta con tres unidades (lo harán desde las 16 en La Serena), para superar a los “guaraníes” por diferencia de gol en un eventual empate en el primer puesto.

Ante esta perspectiva fue que Martino decidió no realizar demasiadas variantes y arriesgar como titulares a dos hombres que ya tienen una tarjeta amarilla, tales los casos del arquero Sergio Romero, Marcos Rojo y Javier Mascherano.

En el primer caso esto obedece a que el recambio de “Chiquito”, Nahuel Guzmán, es del gusto pleno del entrenador, mientras que lo del volante devenido zaguero de Barcelona y lo del lateral izquierdo del Manchester United ocurre sencillamente porque no tienen reemplazos de nivel similar dentro de los 23 componentes del plantel.

El que en cambio sí será resguardado será Nicolás Otamendi, que también acumula una amonestación como el lateral derecho Facundo Roncaglia, y en su lugar ingresará Martín Demichelis para actuar como segundo marcador central acompañando a Ezequiel Garay.

Pero lo que sacudió la mañana del viernes en el complejo deportivo de la fábrica de muebles La Alpina, cuando el “Tata” paró por primera y única vez el equipo para enfrentar a los centroamericanos, fue la presencia como delantero de punta de Gonzalo Higuaín, algo que sorprendió a propios y extraños.

Se sabía que Agüero no iba a ser de la partida y de hecho no participó de los trabajos de fútbol reducido, que observó junto a la línea de cal bien arropado y lejos de cualquier riesgo para su maltrecho hombro izquierdo, que si bien no arrastra ninguna lesión complicada, es mejor no arriesgarlo.

Pero lo que todos daban por sentado, incluido el propio interesado, Carlos Tevez, era que el “Apache” iba a ser el reemplazante del goleador argentino en esta Copa con dos tantos. Porque si el máximo artillero de la Juventus no es titular hoy, ¿entonces cuando?, se preguntaron los más cercanos al grupo y no tanto.

Por eso las expresiones de Tevez e Higuaín lo decían todo nomás verlos en el entrenamiento desarrollado en medio de una densa niebla. El primero otra vez indolente en el juego entre delanteros que defendían y defensores que atacaban. El segundo prodigándose como antes del cotejo con Uruguay, pero sin el fastidio que demostraba entonces.

Esto también alteró abruptamente el supuesto escalafón elaborado por Martino respecto de que Agüero es el primero y Tevez el segundo. Evidentemente este último escalón le pertenece al “Pipita”, mientras que el futuro atacante de Boca ocupa el tercero, porque el hecho de que ante Paraguay haya reemplazado a Javier Pastore no implica de ninguna manera que pueda constituir una alternativa del volante de París Saint Germain.

Evidentemente allí Martino tiene un problema que no logra resolver y cada decisión que toma al respecto termina provocando el disgusto de, por ahora, Tevez o Higuaín, que en el partido con Uruguay ni siquiera ingresó, mientras que el de Fuerte Apache lo hizo por espacio de un cuarto de hora. Demasiado poco para dos “estrellas”.

Quizás, si se hubiera ganado frente a Paraguay, más jugadores podrían tener minutos en cancha, pero la emergencia obligó al técnico a ser cauto en ese aspecto, por más que hacia afuera enarbole el discurso de que en el plantel “los 23 están en condiciones de jugar sin problemas”.

El conjunto dirigido por el alemán Winfried Schafer surge como el más débil de este certamen y los antecedentes con Argentina son muy escasos, ya que solamente se enfrentaron una vez en forma oficial, con goleada argentina por 5 a 0 (tres de Gabriel Batistuta y dos de Ariel Ortega) durante la fase de grupos del Mundial de Francia 1998, hace casi exactamente 17 años (ese cotejo se disputó un 21 de junio).

El otro cruce data del 10 de febrero de 2010 en Mar del Plata, donde el equipo dirigido entonces por Diego Maradona se impuso por 2 a 1 con goles de Martín Palermo y el por aquel momento defensor de Argentinos Juniors Ignacio Canuto.

La historia se agrandará hoy pero con una marca especial para el seleccionado argentino, ya que justo en el Día de la Bandera el mejor jugador del mundo, Lionel Messi, estará vistiendo por centésima vez la camiseta albiceleste.

Un hecho que contará con el marco de un partido quizás no acorde a su ilustre trayectoria, pero que para la ilusión propia y del entorno de la selección, puede ser el aperitivo de algo mucho más grande que está por venir.

SIN COMENTARIOS