Murió la hermana Nirmala Joshi, sucesora de la Madre Teresa de Calcuta

0
194

La religiosa al frente de la congregación de las Misioneras de la Caridad falleció hoy por un paro cardíaco, a los 81 años de edad, en Calcuta, India.

El arzobispo de Calcuta, Thomas D’Souza, dijo que la hermana, que “dio su último suspiro en paz”, sufría problemas del corazón y aunque había estado hospitalizada falleció en una de las casas de las misioneras de la Caridad, informó el diario Indian Express, según consignó EFE.

Las muestras de pesar por la muerte de la religiosa se multiplicaron en redes sociales como Twitter, donde la etiqueta #SisterNirmala se convirtió en una de las tendencias en la India.

“Estoy entristecida por la muerte de la hermana Nirmala, que lideró a las Misioneras de la Caridad tras la Madre Teresa. Calcuta y el mundo la echarán de menos”, escribió en Twitter la jefa del Gobierno de Bengala, Mamata Banerjee.

Por su parte, el primer ministro de la India, Narendra Modi, también mostró sus “más profundas condolencias” a la “familia” de las Misioneras de la Caridad por el fallecimiento de la religiosa, después de una vida dedicada “a los pobres y los desamparados”.
“Espero que su alma descanse en paz”, sentenció el líder hinduista.

Nirmala Joshi, nació en 1.934 en un campamento militar en el estado indio de Jharkhand, limítrofe a Bengala, como hija de un soldado nepalí de las tropas de los conocidos guerreros Gorkha del Imperio Británico.

Se unió a las Misioneras de la Caridad en 1976 inspirada por el trabajo a favor de los pobres de la Madre Teresa, que había fundado la congregación en Calcuta en 1950.

Tras la muerte de la Madre Teresa en 1997, la hermana Nirmala pasó a ocupar su puesto en la dirección de las Misioneras de la Caridad hasta 2009, cuando pidió ser relevada para llevar “una vida de contemplación”.

Las Misioneras de la Caridad, en sus orígenes una pequeña congregación que ayudaba a los más pobres de Calcuta, se convirtió en una red que cuenta con unas 4.500 religiosas que trabajan en más de 130 países, donde tienen unas 700 casas dedicadas a asistir a los necesitados.

SIN COMENTARIOS