La Parroquia del Santo Cristo de San Isidro celebró su 70° aniversario

0
144

El intendente Gustavo Posse asistió al festejo del que participaron más de 300 personas. Hubo misa, representación teatral y un almuerzo comunitario.

Vista desde afuera, la Parroquia del Santo Cristo en San Isidro es una construcción simple y chica. Es domingo y llueve mucho pero adentro el clima es otro porque -a partir de las 11- más de 300 personas se acomodan para celebrar un nuevo aniversario del templo.

Parroquia-Santo-Cristo-B

“La lluvia es bendición, estamos todos los que tenemos que estar”, sostiene antes de empezar el párroco desde hace 20 años, José Luis Quijano -conocido como Padre Cote. “La alegría de hoy es que cumplimos 70 años de presencia religiosa en este lugar, 70 años de una comunidad firme, fervorosa que siempre dialoga con la fe”, agrega.

Un ejemplo del sentido de pertenecía que despierta esta Parroquia es Alicia Prado, una rosarina que hace más de 45 años vive en San Isidro: “Estoy feliz porque mis hijas y mis nietos tomaron la comunión acá. Vengo siempre y hoy, más que nunca, tenemos que festejar todos unidos”.

Para Carlos de Piero, el lugar también es especial. “Vinimos a acompañar el festejo porque nosotros nos casamos acá”, dice al lado de su mujer, que está embarazada.

Dos horas dura la misa presidida por monseñor Oscar Ojea, con una homilía dedicada a la gratitud y al sentido de comunidad. Durante la ceremonia también habrá lugar para una representación teatral sobre algunos fragmentos de la Biblia.

Parroquia-Santo-Cristo-C

Desde primera fila, el intendente Gustavo Posse participa del oficio religioso. “Es la iglesia de Las Casitas, un barrio que se construyó para los empleados de Obras Sanitarias de la Nación (que hoy es AySA). Es un gusto estar acá, son muchas generaciones que pasaron por estos 70 años”, comentará al final de la misa.

El Padre Cote, como todos conocen y llaman al párroco Quijano, explica que este templo “es un emblema del lugar porque en el momento que se levantó, significó un crecimiento grande para el barrio que recién estaba naciendo”.

Durante la celebración, se descubrirá una placa conmemorativa, un regalo de la Asociación Madona del Socoro formada por inmigrantes italianos que llegaron a Argentina escapando de la guerra, y pusieron en ese templo su imagen en custodia.

Desde las once hasta la una, la iglesia estará repleta de fieles. Y eso, según el Padre Cote, es buena señal y se debe -en gran parte- a la propuesta del Papa Francisco para que “la iglesia salga a las calles”.

“Ahora estamos con el plan Iglesias de Puertas Abiertas, una invitación del Papa para que todos abramos no solamente las puertas sino también el corazón y la mente. La iglesia hoy quiere dar un paso hacia adelante, quiere ir al encuentro, al abrazo, a ser fraterno y solidario”, amplía el párroco sonriente.

Cuando termina la misa, alrededor de la una, los feligreses pasan a un gran salón comedor y comparten un almuerzo comunitario. Afuera sigue lloviendo torrencialmente.

SIN COMENTARIOS