10 derechos del bebé prematuro y su familia

0
343

Conocer estos derechos permite reclamarlos y participar en su cumplimiento.

Derecho de la mujer al control del embarazo.
El nacimiento prematuro se puede prever en muchos casos realizándose los controles necesarios durante el embarazo. Estos controles permiten orientar las decisiones médicas e informar a la futura mamá y a su familia sobre cómo prevenir posibles riesgos. Tanto los sistemas privados como los públicos de salud garantizan la cobertura de estos controles durante el embarazo. Para más información podés leer sobre el programa médico obligatorio o, en caso de no tener obra social, sobre el Programa SUMAR.

Derecho a nacer y a ser atendido en un lugar adecuado.
Es importante que los centros de salud trabajen en forma coordinada con centros de mayor complejidad para estar preparados frente a la eventualidad de un parto prematuro.  Además, en los casos en los que se sabe que el bebé nacerá antes de término, es importante que los médicos asistan a la madre en la elección de una institución que cuente con los recursos adecuados para ese nacimiento.

Derecho a recibir atención adecuada a sus necesidades, considerando sus semanas de gestación, su peso y sus características particulares.
Cada recién nacido prematuro es único y diferente a otros bebés prematuros. La atención debe ser personalizada de acuerdo a sus necesidades. Con menos semanas de gestación o menor peso al nacer, es mayor el riesgo de vida, de complicaciones y de secuelas futuras.

Derecho a recibir cuidados de enfermería de alta calidad, orientados a proteger su desarrollo y centrados en la familia.
EL papel de los enfermeros y las enfermeras es esencial para la calidad de vida del bebé prematuro. Es muy importante que tengan vocación, sensibilidad y habilidad para trabajar en equipos multidisciplinarios. El Estado debe garantizar el número y la capacitación adecuada del personal de enfermería.

Derecho a ser alimentado con leche materna.
La leche humana es el mejor alimento para los bebés, incluidos los prematuros. La leche materna les brinda defensas contra enfermedades, favorece su crecimiento y provee bienestar emocional tanto a la mamá como al bebé. En recién nacidos prematuros, la lactancia puede ser una tarea difícil. Es importante no desanimarse. El contacto de la madre con el bebé favorece significativamente el resultado.

Derecho a la prevención de la ceguera por retinopatía del prematuro (ROP).
El nacimiento antes de término frena el desarrollo de la retina, una de las capas fundamentales del ojo, imprescindible para la visión. Esto se conoce como Retinopatía del Prematuro (ROP) y puede provocar problemas de visión, incluso ceguera. Los controles de la salud visual son importantes para detectarla y tratarla lo antes posible. Los padres deben ser informados sobre la retinopatía del prematuro y no deben dudar en solicitar este control. El estudio es gratuito en todos los centros y hospitales públicos del país y a través de las obras sociales y empresas de medicina prepaga.

Luego del alta del hospital, el niño que nació de forma prematura debe acceder a un programa especial de seguimiento médico.
El seguimiento permite prevenir problemas de salud relacionados con el nacimiento prematuro, como por ejemplo, dificultades en el aprendizaje, en el desarrollo, en la visión o en la audición. El seguimiento debe realizarse como mínimo hasta los 3 años de vida, e idealmente, hasta la edad escolar. La familia debe recibir orientación para la crianza, nutrición y controles de salud.

Derecho de la familia a la información y a la participación en la toma de decisiones sobre la salud del recién nacido prematuro.
El papel de los padres es irremplazable. Ellos son excelentes prestadores de cuidado amoroso, contención y control. La familia debe formar parte del equipo de salud y las decisiones que se tomen funcionarán mejor si los padres se mantienen informados.

Derecho a estar acompañado por su familia todo el tiempo.
Los padres no son visitas. La contención que brindan al recién nacido es vital para lograr una mejor y más rápida recuperación. Para el bebé prematuro es muy importante sentir las caricias, la voz y el olor de sus padres.

Derecho a la integración social.
Niños y adolescentes nacidos de parto prematuro pueden tener problemas crónicos de salud o discapacidades. Es un derecho de ellos y de sus familias recibir  atención especializada y orientación para poder utilizar los servicios públicos disponibles (escuelas especiales y centros de rehabilitación) para poder tener las mismas oportunidades de integración social que los otros niños nacidos a término.

SIN COMENTARIOS