Jornada Regional de la Juventud: Mensaje Monseñor Ojea

0
225

El próximo sábado 26 se realizará la Jornada Regional de la Juventud bajo el lema “Tu vida vale”, en el Planetario.

Allí se reunirán los jóvenes para festejar juntos la Pascua.

Texto del mensaje

El sábado 26 todos los jóvenes del Gran Buenos Aires están invitados al Planetario para revivir aquella Jornada Mundial de la Juventud del año pasado, que nos diera tanto impulso, que fuera tan importante para nuestra patria, para los jóvenes de América Latina y para todos los jóvenes que se encontraron allí, junto al Papa Francisco.

También van a recibir la cruz de la Jornada Mundial de la Juventud. Esa cruz que le da sentido a nuestra vida, esa cruz que significa el amor de Jesús. El amor que nos ha tenido Jesús. Y alrededor de Él nos vamos a reunir allí, en Palermo.

Yo querría en esta convocatoria del 26 leerles una partecita de la carta del Papa Francisco, sobre los jóvenes.

“Aunque no siempre es fácil abordar a los jóvenes hemos crecido en dos aspectos, la conciencia de que toda la comunidad es quien evangeliza y educa a los jóvenes y la urgencia de que ellos tengan un protagonismo mayor. Cabe reconocer que en el contexto actual de la crisis del compromiso y de los lazos comunitarios, es decir, más allá de la crisis y del individualismo feroz que nosotros estamos viviendo, son muchos los jóvenes que se solidarizan ante los males del mundo y se embarcan en diversas formas de militancia y de voluntariado. Algunos participan de la vida de la iglesia, integran grupos de servicio y diversas iniciativas misioneras en sus propias diócesis o en otros lugares. Qué bueno es que los jóvenes sean callejeros de la fe, felices de llevar a Jesucristo a cada esquina, a cada plaza, a cada rincón de la tierra”.

Al decirles esta frase del Papa Francisco, yo querría recordarles para esta Jornada, el valor inmenso que tienen estas palabras en el orden de  los jóvenes  que tienen que participar. La participación y el protagonismo es importantísimo y nosotros hemos sido testigos en momentos difíciles, en las catástrofes, la cantidad de jóvenes que se acercan a ayudar, que se acercan a entregar sus brazos. Los tuvimos en las inundaciones del año pasado, entregar su corazón, sus horas, su tiempo de servicio. Qué maravilloso que es esto y al mismo tiempo el que puedan, aquellos que se han encontrado verdaderamente con Jesús, aquellos que han tenido la gracia de conocer al Señor Jesús, poder entregarlo.

Es una Jornada para cobrar fuerza, para juntarnos. En la Jornada habrá música, habrá cantos, habrá oración, habrá sacramento de la Reconciliación, habrá la celebración de todo aquello que nos une en el amor de Jesucristo y al mismo tiempo habrá un impulso nuevo recordando la jornada de Brasil para poder vivir esto, a lo que Francisco nos empuja, esto de ser callejeros de la fe, este poder llevar al Señor Jesús a cada rincón donde él falte, llevarlo con entusiasmo, llevarlo con valentía y llevarlo con alegría.

Que la cruz que vamos a recibir en estos días nos bendiga con el amor de Jesús cristalizado, significado en ella.

SIN COMENTARIOS