El delegado de la línea 60 reclamó la estatización del servicio

0
126

El delegado general de Monsa-Línea 60 de colectivos, Hugo Schwartz, reclamó “la intervención del gobierno nacional”, luego de más de dos semanas de conflicto por el despido de 51 trabajadores, posición que fue respaldada por la Central de Trabajadores Autónoma (CTA) que lidera el dirigente estatal Pablo Micheli.

Los empleados de ese medio de transporte se movilizaron la semana anterior hacia esa Secretaría desde el Congreso en reclamo de la reincorporación de los cesanteados y el cese de la persecución a los representantes gremiales, reseñó el representante de base.

“Transporte tiene la llave para destrabar el conflicto ante la intransigencia de la empresa Monsa-Lí­nea 60”, puntualizó.

El delegado explicó que el conflicto se originó por “las múltiples presiones de la patronal y el desconocimiento del convenio colectivo y las leyes laborales” y ratificó que las protestas “no afectan a quienes viajan, porque se decidió prestar el servicio sin cobrar el pasaje, aunque la empresa intentó impedirlo con un look-out que dejó sin colectivos a más de 250.000 usuarios”.

Schwartz ratificó la necesidad de “urgente intervención” del gobierno nacional y sostuvo que el Ministerio de Trabajo y la Secretaría de Transporte tienen “en sus manos la posibilidad de resolver el problema, porque de la empresa solo se puede esperar afán de lucro y desconocimiento de los derechos laborales”.

A su vez, el secretario general de la Unión de Conductores (UCRA), Silverio Gómez, agrupada en la Central de Trabajadores Autónoma (CTA), expresó “la solidaridad” de la corriente gremial con el personal de la línea 60 y afirmó que el sector decidió estrechar “los vínculos para estar presente en lo que haga falta”.

SIN COMENTARIOS