Macri y Moyano se mostraron en un acto en donde se distinguieron a recolectores de basura

0
79

“Este gobierno de derecha, o presumiblemente de derecha, fue el primero que le dio la posibilidad de indemnización a los recolectores”, sostuvo el dirigente sindical en un escenario repleto de trabajadores a quienes se les entregaron premios a la antigüedad, al presentismo y a la vocación de servicio.

El jefe de gobierno porteño y candidato presidencial de Cambiemos, Mauricio Macri, se mostró hoy con el líder de la CGT Azopardo Hugo Moyano, durante un acto en donde se distinguió a recolectores de basura y en el que el dirigente sindical agradeció que el gobierno de la Ciudad, que es “de derecha”, le haya dado la “indemnización” a los trabajadores.

Secundado por el líder del PRO, Moyano le reclamó también al candidato de Cambiemos que convierta la Subsecretaría de Trabajo en ministerio, acompañado en el escenario por Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli -el binomio electo que sucederá a Mauricio Macri y María Eugenia Vidal en la jefatura de gobierno porteña,-, el ministro de Ambiente y Espacio Público Edgardo Cenzón, y el legislador Cristian Ritondo.

El acto se realizó hoy en la Usina del Arte, del barrio porteño de La Boca, en medio de un importante operativo de seguridad comandado por la Policía Metropolitana; y contó como público a decenas de sindicalistas que llenaron los cuatro pisos del auditorio.

Allí se entregaron premios a los trabajadores y fue Diego Santilli quien informó que Ritondo presentará un proyecto de ley en la Legislatura para que declare ciudadanos destacados de la Ciudad a los recolectores de basura.

Macri apareció junto a Moyano por una puerta lateral, varios minutos después de comenzado el acto, y eligió sentarse en una de las sillas del público mientras se proyectaba un video que el sindicalista observaba de pie, distante del Jefe de Gobierno.

Ya acomodados en el escenario, el líder de la CGT Azopardo fue el primero en tomar la palabra y sostuvo que este día “va a quedar grabado en la memoria de todos”, porque “la lucha de los trabajadores instaló la dignidad: antes eran basureros, hoy son recolectores de servicio”.

Moyano aprovechó también para reclamarle a Macri y a los titulares de las empresas de recolección de basura presentes que sea la misma empresa la que limpie la ropa de los trabajadores todos los días, en medio de fuertes ovaciones al sindicalista, que se multiplicaron durante todo su discurso.

Luego de valorar que el Gobierno de la Ciudad haya reconocido “el sacrificio de los trabajadores” y la posibilidad de “indemnización laboral”, se dirigió a Macri y le dijo: “compañero… ¿le molesta que le diga compañero?”.

El jefe de Gobierno tomó la palabra posteriormente y, con un discurso más conciliador y con tintes electorales, le dio una palmada en el hombro a un Moyano apenas sonriente y le comentó: “me sorprendió mucho cómo te aplaudieron”.

“Hugo, hace un par de años que viajo por todo el país y visité muchos trabajadores que están preocupados por su trabajo y la inseguridad, pero también hay mucha esperanza”, sostuvo Macri dirigiéndose a Moyano e intercalando la mirada a un público que, lejos de ser efusivo como con el orador anterior, escuchaba en silencio.

Macri abogó por el pleno empleo y en blanco, reclamó la continuación de las paritarias -a las que calificó como “un instrumento que tenemos que cuidar”-; pidió “un país en donde el gobierno no mienta”, y valoró el “aprendizaje” que tuvo de los trabajadores “cuando trabajaba en el sector privado”.

Finalizado el acto, Macri se tomó una ‘selfie’ con los recolectores de basura que estaban en el escenario, y luego giró la cámara para hacer lo mismo pero con los trabajadores de prensa presentes; para posteriormente sacarse fotografías con quienes se los pedían; aunque esquivó expresamente las preguntas de los periodistas.

Más temprano, Moyano, quien arribó al lugar y se fundió en un fraterno abrazo con Ritondo -quien forma parte de la comisión directiva del Club Atlético Independiente que preside el sindicalista-, se negó a hablar con Télam, que lo esperaba en el lugar.

SIN COMENTARIOS