Ceguera del prematuro: novedoso medicamento evitó que un recién nacido no pierda la visión

0
152

Trabajo conjunto de hospitales públicos de la Provincia

El domingo, los médicos vieron que Fermincito se quedaba ciego. En la neonatología del hospital Iriarte de Quilmes notaron que tenía retinopatía muy severa, una afección que requiere actuar con urgencia porque constituye la primera causa de ceguera en la infancia. Enseguida, en otro hospital de la Provincia prepararon el Bevacizumab, una droga que permite prevenir la pérdida de la visión. Gracias al trabajo en red de los hospitales, el pequeño Fermín podrá ver.

“Es la primera vez que tratamos así con este medicamento fraccionado en un hospital provincial, sin necesidad de comprarlo en una droguería ni de derivarlo al hospital Garrahan como se hacía antes”, explicó el ministro de Salud de Daniel Scioli, Alejandro Collia.

Los especialistas confirman que es un avance, por un lado, porque se trabajó en red (la Red de Retinopatía del Prematuro se creó hace casi dos años y la conforman 19 hospitales de la Provincia). Por otro, porque no hubo que salir a comprar la medicación a una droguería y esto permitió ahorrar dinero y, sobre todo, tiempo: “Es que, de no tratarse de inmediato, una retinopatía grave como la que tenía este bebé lo hubiera dejado ciego en 48 horas”, explicó el médico y referente de la Red de Retinopatía de la Provincia en el hospital San Martín de La Plata, Guillermo Monteoliva.

Cuanto más prematuro nace un bebé, más inmaduras son sus retinas, lo que provoca la formación anormal de vasos sanguíneos. En general se los trata con láser, pero en los casos muy graves como el de Fermín es necesario utilizar este medicamento que, originalmente, se creó para la reducción del cáncer de colon.

En este momento, el uso del Bevacizumab para la retinopatía del prematuro está en fase de protocolo, aunque en otros países se utiliza desde hace más de 10 años.

CÓMO ACTÚA

Monteoliva detalló que el Bevacizumab es un “anticuerpo monoclonal”, una medicación que bloquea un “mensajero” de la retina y, de este modo, frena el crecimiento anormal de los vasos sanguíneos que es, en definitiva, lo que termina por provocar el desprendimiento de la retina, un tejido indispensable para poder ver.

El logro fue posible porque la farmacia del hospital San Martín cuenta con una cabina de seguridad biológica ubicada en un área con condiciones ambientales que garantiza la esterilidad de las dosis.

Cada ampolla de la droga cuesta en el mercado unos 10 mil pesos. El hospital provincial San Martín junto con la Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP y el Departamento de Control de Calidad del Instituto Tomás Perón está realizando un estudio que permite fraccionar el contenido de un frasco y obtener 60 dosis para bebés con retinopatía grave.

Hace apenas dos meses, el gobierno provincial abrió, en el hospital “Evita Pueblo” de Berazategui, un nuevo Servicio destinado a la detección y tratamiento de la retinopatía del prematuro. El nuevo servicio está a cargo de los especialistas Gabriela Saidman y Guillermo Monteoliva, oftalmólogos de neonatología y referentes de la red hospitalaria que brinda atención a las regiones sanitarias VI y XI.

SIN COMENTARIOS