El Programa “Sumate” de San Fernando terminó un mural con relieves en el Centro de Día para Ciegos

0
331

Estos dos grupos municipales de contención realizaron durante el año la actividad artística en conjunto como un proyecto inclusivo y terapéutico. Los jóvenes del ‘Sumate’ reciben apoyo escolar, asistencia psicopedagógica y capacitación en oficios, pero además generaron una estrecha relación con la institución para disminuidos visuales.

A fines del 2013 el patio de la casa de Besares 1240, donde funciona el Centro de Día para Ciegos y Disminuidos Visuales de San Fernando, lucía un mural de colores intensos y relieves con cerámicas decorado con mucho afecto por adolescentes del Programa ‘Sumate’ de la Dirección de Promoción y Contención Social del Municipio. Dos años después, ambos grupos revivieron el proyecto y lo renovaron con nuevos materiales.

2 Mural Centro de Día

Esta tarea integró nuevamente a importantes áreas inclusivas de la Comuna: el establecimiento de rehabilitación gratuita y capacitación laboral para adultos con problemas de visión; y el plan que ayuda en los estudios, enseña oficios, garantiza controles médicos, brinda talleres culturales y ofrece prácticas deportivas a 400 jóvenes sanfernandinos, en 3 sedes con profesores, promotores sociales y psicólogos.

Más allá del bellísimo resultado del proyecto artístico, el tiempo compartido entre los miembros de los programas será para ellos inolvidable. Florencia Bazo, coordinadora del ‘Sumate’, explicó la propuesta: “Nos pareció interesante que los chicos puedan vincularse y cooperar con gente con capacidades diferentes, porque tocamos esos valores en las clases”.

“Lo trabajaron en diferentes etapas, desde hacer las piezas en los talleres de cerámica hasta colocarlas para que sea un mural palpable que pueden sentir y descubrir quienes usan el jardín del Centro para Ciegos”, indicó Bazo. “Ellos están muy contentos con la actividad. Es un gran cambio para los que nunca antes habían tenido contacto con alguien que tiene sus sentidos reducidos”.

Por su parte, la coordinadora del programa que fue anfitrión de la actividad, María Fernanda Triador, opinó: “Se complementaron muy bien. Más allá de que difieran los intereses y gustos, trabajaron en conjunto. Relacionar a los no videntes con más personas que las que tratan habitualmente es una experiencia muy importante, porque por su patología les cuesta mucho la integración social”.

“La pérdida de la visión, gradual o espontánea, no es algo sencillo de sobrellevar”, comentó Triador. Y dio más detalles: “Nosotros lo dividimos en los aspectos que comprometen lo manual, que les desarrolla el tacto y la percepción; y una parte emocional que opera en su autoestima y moviliza su personalidad”.

3 Mural Centro de Día

Rubén, uno de los tutores del Programa ‘Sumate’, compartió la sensación posterior a la visita: “Estuvo muy bueno. Fue difícil porque preparamos cerca de 600 piezas y tuvimos que ponerlas a todas. Además, vi chicos emocionados y algunos hasta se pusieron a llorar al conocer a alguna de las personas del Centro de Ciegos”.

También Yamil, otro joven del proyecto, contó: “Me gustó mucho terminar el mural después haber venido varias veces. Hicimos una por una las piezas, las pintamos, y las pusimos en la pared; conocimos gente nueva y charlamos de las cosas que pasan en nuestros barrios. Fue algo nuevo, diferente, copado y buena onda”.

SIN COMENTARIOS