El Municipio mantiene limpia y abierta la Costanera pese al avance de camalotes

0
166

El Intendente de San Fernando, Luis Andreotti, supervisó el operativo conjunto de las áreas de Zoonosis, Medioambiente y Protección Ciudadana. El Secretario de Servicios y Espacios Públicos, Martín Galera, afirmó que “personal que cuida la Costanera y Defensa Civil da el aviso en cuanto sube la marea para que vengamos a realizar mantenimiento y no tengamos que cerrar la costa”. “Trabajamos con recursos y máquinas propias, que paga el vecino con sus tasas”, sostuvo.

Esta semana volvió a subir la marea de las afluentes del Delta, y la Costanera Municipal de San Fernando se vio nuevamente invadida por los camalotes. Sin embargo, el Intendente Luis Andreotti movilizó rápidamente personal y recursos propios para hacer los operativos de limpieza y mantenimiento correspondientes. De esta manera, la ciudad evitó tener que cerrar la Costa, como sucedió en distritos vecinos.

El Secretario de Servicios y Espacios Públicos, Martin Galera, explicó: “El domingo recibimos de vuelta los camalotes, y lanzamos ese mismo día el operativo de limpieza; sin embargo el martes creció el río y debimos acercarnos hoy nuevamente a la costanera municipal para remover las plantas acuáticas”.

“Actuamos en conjunto con las áreas de Zoonosis, Medioambiente y Protección Ciudadana –detalló-. Además, aprovechamos para reforzar el trabajo de fumigación contra el dengue”.

2

Señaló que “hay un plan de trabajo, junto al personal que cuida la Costanera y Defensa Civil, que nos dan el aviso en cuanto sube la marea para que vengamos realizar las tareas de limpieza y mantenimiento, y no tengamos que cerrar la costa”. “Usamos los recursos del Municipio para adquirir máquinas, como la pala Bobcat, que desplegamos en los operativos con las cuadrillas municipales, y todo gracias al pago de las tasas del vecino”, subrayó Galera.

Una de las consecuencias de la llegada de los camalotes son las alimañas e insectos que traen aparejados. No obstante, el Director General de Zoonosis, Hernán Zubizarreta, aclaró que “si bien la fauna que puede venir no es autóctona de esta zona, la inmensa mayoría no representa un problema”.

“Las víboras que podemos encontrar generalmente son culebras de diferente tipo, que habitan en Entre Ríos, el Delta y pueden llegar al continente, pero no representan ningún peligro –sostuvo-. Lo que ocurre es que nos alarmamos porque nos topamos con un ofidio en un lugar donde no estamos acostumbrados, pero hay que tener tranquilidad ya que todas las serpientes que aparecieron las han llevado a Zoonosis para que diagnostiquemos de que especie son, pero no hubo ninguna Yarará ni de otra clase venenosa”.

En este sentido manifestó que “el vecino de debe alarmarse, ni tocar o pretender manipular las víboras, sino contactarse las áreas municipales correspondientes o al personal de la Costanera, que se harán cargo”.

SIN COMENTARIOS