“Gracias a Dios no tenía un arma”, dijo médica golpeada en un hospital de José C. Paz

0
309

Se trata de una médica del hospital público Domingo Mercante, quien recibió un golpe de puño en su rostro por parte del esposo de una paciente, en lo que es el tercer hecho de violencia en ese centro de salud en el último año y medio.

Una médica del hospital público Domingo Mercante del partido bonaerense de José C. Paz recibió un golpe de puño en su rostro por parte del esposo de una paciente, en lo que es la tercer hecho de violencia en ese centro de salud en el último año y medio, y relató que “gracias a Dios no tenía un arma” cuando fue encerrada por el agresor en un consultorio.

“Ayer a las 13 ingresó al hospital un señor trayendo a su señora, agredió primero a una enfermera y después a un cirujano porque quería que atiendan a su mujer que tenía un dolor cervical”, relató a Télam Cristina Moyano, la víctima del acto violento.

“Pasaron al consultorio y ahí desde el vamos me insultó y cerró la puerta. Le pedí que la abra porque me asustó y cuando se lo volví a decir y le pedí que se corra para abrir yo la puerta me pegó en el rostro y me empujo”, añadió.

“Gracias a Dios que no tenia un arma cuando me encerró en el consultorio”, indicó y manifestó que en sus 21 años de trabajo en el hospital recibió agresiones verbales pero nunca le había ocurrido algo como ayer.

“Desde el punto de vista psicológico está afectada, con mucha bronca y angustia, y en lo físico tiene un hematoma en la región del ojo derecho”, explicó a esta agencia el director del centro de salud, Daniel Capello.

Moyano, quien contó que la paciente llegó “con una torticolis con una semana de evolución” y “no dijo ni hizo nada” durante la agresión de su esposo.

Tras el hecho realizó la denuncia junto al cirujano que intercedió para controlar la situación y a una enfermera que también recibió rasguños por parte del agresor, que quedó detenido.

Norma Jaimes, enfermera y delegada del ATE, manifestó por su parte que “las agresiones son comunes porque los hospitales están vaciados de personal e insumos”.

“La falta de personal se siente en todos lo ámbitos, no hay médicos, y la agresión vino por ese lado. Hace un año que no tenemos médicas pediatras, hay uno o dos profesiones por guardia y no hay terapistas, por lo que posiblemente tengamos que evacuar la terapia intensiva en la que en este momento hay cuatro pacientes”, completó.

Capello, que asumió como director el 1° de marzo pasado, reconoció que el panorama con el que se encontró al llegar al cargo “es devastador”.

“Hay falta de médicos y de personal, pero no en la guardia de adultos donde fue la agresión, sí en la parte pediátrica, donde venimos sufriendo la deserción de profesionales”, precisó.

“Estaba en el Ministerio de Salud tratando de resolver los faltantes de recursos humanos e insumos cuando nos enteramos del acto violento”, agregó.

“De estos casos tenemos siempre, pero la política es no ir al choque”, concluyó por su parte la médica Moyano.

Pese a esto, en febrero del año pasado y en octubre de 2014 una residente y una empleada del centro de salud fueron agredidos también por personas que acompañaban pacientes.

SIN COMENTARIOS

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.