Largas colas por tarifa social y resignación de los usuarios por el aumento del transporte

0
132

Ese es el panorama que se vivió en la estación Constitución y que se repitió en otras importantes cabeceras ante el aumento de tarifas del transporte público, que comenzó a regir este viernes en el área metropolitana.

Largas colas para pedir la tarifa social y resignación por parte de los pasajeros es el panorama que se vivió hoy en la estación Constitución y que se repitió en otras importantes cabeceras ante el aumento de tarifas del transporte público, que comenzó a regir hoy en el área metropolitana.

“No queda otra, nos queda aceptar y pagar como siempre y como todo, la carne, la luz, ahora los colectivos, no se puede hacer nada porque no es algo que esté en nuestras manos”, señaló a Télam una pasajera, de nombre Victoria, mientras esperaba el colectivo 168 en la estación Constitución.

Explicó que se traslada usualmente desde la localidad bonaerense de Rafael Calzada hasta la estación ferroviaria de Lomas de Zamora en colectivo, luego aborda el tren hasta Constitución y de ahí otro omnibus hasta el hospital Argerich en el barrio porteño de La Boca.

La mujer, de 73 años, desconocía que podía acceder a una tarifa social: “No veo televisión y hace un tiempo que no compro diarios, me enteré del aumento hoy cuando subí al colectivo, no sabía que podía pagar menos por ser jubilada”.

Justamente para informar y registrar a los beneficiarios con su tarjeta SUBE, el Gobierno dispuso de varios puestos en La Matanza, San Martín, Lanús, Quilmes, Merlo, Lomas de Zamora y Almirante Brown, además de las terminales de Retiro y Once.

También en la estación Constitución, donde hoy había personal para asistir a la gente que pueda acceder a la tarifa social que alcanza a jubilados y pensionados, personal de trabajo doméstico, ex combatientes y beneficiarios de planes sociales.

El Ministerio de Transporte informó ayer que desde el 31 de marzo hasta el 6 de abril hicieron el trámite 79.585 nuevos beneficiarios, mientras que el total de tarjetas registradas asciende a 148.229.

Otra pasajera, María del Carmen, de 52 años, viajaba desde Monte Grande a la Ciudad de Buenos Aires y remarcó que “desde hoy en mi familia decidimos usar lo más que se pueda el tren en lugar del colectivo, porque es mas barato”.

Por su parte, otra usuaria, Teresa Silva. que viaja diariamente desde Palermo a Constitución y desde ahí toma el 98 hasta Avellaneda. afirmó que “no hay nada que hacer, hay que pagar lo que salga porque no hay otra y hay que ir a trabajar, los que tenemos trabajo lo tenemos que cuidar”.

Con más énfasis para quejarse por los aumentos, sobre la salida de la estación Constitución que da a la avenida Brasil, militantes de la agrupación Patria Grande realizaron una protesta en contra de lo consideran “un tarifazo”, Itai Hagman, representante de la organización, señaló a Télam que “este aumento, como los demás, afecta a los trabajadores”.

“Estamos haciendo un suelta simbólica de globos grises, ya que los globos amarillos de la alegría se convirtieron en grises y desde hoy los argentinos somos un poco más pobres que ayer, ya que nos han bajado indirectamente el sueldo”, sostuvo Hagman.

El dirigente agregó que “suben los servicios públicos, los transportes y los alimentos en tres meses de un gobierno que prometió ‘pobreza cero’ y lo que esta generando es más pobres”.

Por último, el dirigente pidió “un boleto educativo para que estudiantes, docentes y trabajadores de la educación puedan ir trabajar con una tarifa mas barata”.

Con el nuevo esquema tarifario para los colectivos, el recorrido más corto dentro de la Capital Federal (hasta 3 kilómetros) pasó de 3 a 6 pesos, mientras que el tramo siguiente (de 3 a 6 kilómetros) pasó de 3,25 a 6,25 pesos.

Para esos casos el pago con tarifa social sufrió un aumento de 50 y 44%, respectivamente, al pasar de 1,8 a 2,7 pesos y de 1,95 a 2,81 pesos.

El boleto para el trayecto máximo (recorridos de más de 27 kilómetros), aumentó de los 4,7 pesos actuales a 7, pero con tarifa social pasó de 2,8 a 3,15 pesos.

En el sistema ferroviario, en tanto, los aumentos dependerán de cada ramal: el pasaje en la líneas de trenes Sarmiento, Mitre y General San Martín, según la distancia y abonando con la tarjeta SUBE, pasó a costar entre 4 y 6 pesos; en el Urquiza, entre 2,20 y 3,60; en el General Roca tendrá tres secciones con valores de entre 2 y 4 pesos; el Belgrano Sur cobra entre 2 y 3,40; y el Belgrano Norte, de 2 a 4,80 pesos.

Aquí también se mantendrá el beneficio de la tarifa social, cuyo valor mínimo es de 90 centavos en ramales de las líneas Roca, Urquiza, Belgrano Norte y Belgrano Sur; mientras que para las líneas Sarmiento, Mitre y San Martín el boleto más bajo es de 1,8 pesos.

SIN COMENTARIOS