Talleres gratuitos en San Isidro para personas con trastornos de alimentación

0
159

Son todos los viernes, a las 12, en el Hospital Central (Santa Fe 431). Un equipo interdisciplinario de profesionales contiene a personas con enfermedades como anorexia y bulimia.

En San Isidro se dan talleres gratuitos para personas con trastornos de alimentación. Es todos los viernes, a las 12, en el consultorio 35 del Hospital Central (avenida Santa Fe 431).
Allí, un equipo interdisciplinario integrado por nutricionistas, médicos clínicos, psicólogos y psiquiatras atiende a pacientes que padecen anorexia, bulimia y otros trastornos alimenticios.

“El primer paso es la entrevista o admisión en la que se decidirá qué tipo de tratamiento requiere cada caso. Si tiene que ser individual o requiere una interconsulta psiquiátrica, entrevistas familiares o derivación a talleres”, explicó la psicóloga Liliana Cantagalli.

La anorexia se presenta con más frecuencia en personas entre 14 y 18 años; en cambio, la bulimia suele manifestarse en mujeres adultas, a partir de los 24. “La conducta más habitual es compensar la ingesta de alimentos con vómitos y actividad física en exceso”, contó la nutricionista Kira Mountjoy.

Cantagalli indicó que uno de los síntomas más evidentes es el descenso marcado de peso en pocos meses. “Los padres deben estar atentos si sus hijos tienen conductas raras después de comer como levantarse rápido de la mesa para ir al baño”, agregó la especialista.

“La herramienta principal para salir adelante es la educación alimentaria, tomar conciencia de que la enfermedad puede llevar a la muerte. Los pacientes suelen salir adelante, de a poco incorporan alimentos y suben de peso. Vuelven a compartir la mesa y recuperan lazos sociales”, concluye la nutricionista.

Algunas conductas a tener en cuenta:

– Los padres de adolescentes deben estar atentos si sus hijos cambian bruscamente de alimentación.

– Suprimir alimentos por considerarlos que engordan.

– Si dicen que ya comieron en la escuela o con amigos y se niegan a alimentarse en el hogar.

– Si van al baño después de comer.

– Si consumen laxantes y diuréticos.

– Si están pendientes de la balanza.

– Si los chicos lucen pálidos, no quieren salir y bajan de peso abruptamente.

– En las chicas, la falta de menstruación durante tres meses puede ser síntoma.

SIN COMENTARIOS