Dos delincuentes reincidentes y prófugos asesinan a un prefecto en Pacheco

1
465

Los delincuentes fueron inmediatamente identificados por la Policía. Se trata de Matías Jonahtan Maidana, de 25 años, y Darío Alejandro Maidana, de 18. El primero de ellos, Matías Maidana, ya había sido detenido en octubre de 2011 por el robo a una carnicería en Don Torcuato. La detención en aquella oportunidad, que incluyó una espectacular persecución policial, fue registrada por las cámaras de seguridad del Municipio de Tigre.

Maidana fue acusado de robo calificado por el hecho. El 8/4 de este año, el juez de Ejecución Alejandro David, junto a los fiscales María del Carmen Gigante y Luis Angelini, le otorgaron el beneficio de salidas transitorias, pero luego de la segunda salida, Maidana no se presentó para notificarse y el 26/4 el magistrado lo declaró en rebeldía. Desde entonces estaba prófugo, aunque la Justicia no lo estaba buscando. Luego de un mes en la calle, volvió a delinquir, esta vez asesinando al prefecto.

El fiscal que investiga el hecho es Marcelo Lloret, quien disponía anoche de toda la información necesaria para detener a los delincuentes, pero decidió no realizar los allanamientos de urgencia solicitados por la policía, y solo efectuó dos inspecciones domiciliarias. Su inacción permitió que los asesinos pudieran escapar y mantenerse prófugos. Según fuentes policiales, Lloret tiene información del lugar donde se encuentran los delincuentes, incluso el lugar donde se refugiarìan

Además, el fiscal contaba con datos y denuncias de vecinos sobre el proceder delictivo de la familia Maidana y no actuó en consecuencia. Uno de ellos fue una denuncia que un vecino realizó el pasado 19 de marzo, en la que acusó al menor de los Maidana de haber baleado a su hijo de dos años. En esa oportunidad, Lloret no tomó ninguna medida contra Maidana, a pesar de que había pruebas en su contra.

Ante la inacción del fiscal, la secretaria de Protección Ciudadana del Municipio de Tigre se comunicó con la fiscal general Beatriz Molinelli, para solicitar la conformación de un cuerpo de fiscales que lleven adelante la investigación del homicidio y actúen de manera urgente, dada la connotación del hecho y que la víctima pertenecía a una fuerza de seguridad. La propuesta, sin embargo, no prosperó y las pesquisas siguieron bajo la responsabilidad del fiscal Lloret.

Según la información suministrada por el Centro de Operaciones Tigre (COT), el aviso a través del botón de pánico se recibió a las 20.17. En el tèrmino de siete minutos arribaron al lugar Policía Bonaerense, COT, ambulancia SET Servicio de Emergencias Tigre y Policía Local.

Asimismo, se hicieron presentes profesionales del Servicio de Emergencia Social (SES), y de la Dirección de Asistencia a la Víctima y Derechos Humanos del Municipio, con el objetivo de asistir y acompañar a los familiares de la víctima en el proceso de radicar la denuncia y prestar las declaraciones testimoniales.

1 COMENTARIO

  1. Los jueces y fiscales creerán que esto la justicia divina no los hará pagar? Están equivocado señores todos los errores se pagan